Kiosco

La Opinión de A Coruña

Las ventas ‘online’ de Inditex duplican a las de hace dos años y ya suponen el 25% del total

La multinacional ganó 3.243 millones el año pasado, casi el triple que en 2020, pero se queda a casi 500 millones del récord de 2019 | Eleva sus precios un 2% en España para hacer frente a la inflación y el alza de los materiales

28

Inditex gana 3.243 millones y casi triplica su beneficio de 2020 Víctor Echave

Inditex llegó tarde a la venta por internet, pero ha recuperado el tiempo perdido a grandes zancadas. Cuando sus grandes rivales ya vendían online, la multinacional se estrenó en 2007 en el comercio electrónico con Zara Home. Durante tres años fue el banco de pruebas para el resto marcas de la compañía hasta que en 2010 la locomotora de firma, Zara, comenzó a vender su ropa por internet.

Desde entonces ha pasado algo más de una década y el negocio online ya supone una cuarta parte de todas sus ventas y la previsión es que en 2024 alcance el 30% de la facturación.

El año pasado ingresó a través del comercio electrónico algo más de 7.500 millones, una cifra que triplica la de 2017 y dobla la de 2019, año de récords del grupo gallego.

Para comprender el calado que supone el ecommerce para Inditex solo algunas cifras que el presidente de la compañía, Pablo Isla, desgranó este miércoles durante su última presentación de resultados, la número 17, como se encargó de recordar tanto al comienzo como al final de su exposición.

Las ventas ‘online’ de Inditex duplican a las de hace dos años y ya suponen el 25% del total | L. O. Manolo Rodríguez

Las webs y apps de la compañía sumaron más de 6.600 millones de visitas el pasado año, lo que supone algo más de 18 millones cada día. Casi 150 millones de personas tienen descargada alguna de las apps de las cadenas de Inditex. “Estamos creciendo sistemáticamente año tras año y tenemos una posición de liderazgo mundial también en el canal online”, reconoció Isla.

Como consecuencia de su buena salud en el mundo digital, la compañía ganó 3.243 millones el año pasado, un 193% más que en 2020 y sólo un 10,8% por debajo del récord de ganancias que se anotó en el prepandémico 2019. Eso sí, los resultados fueron peores de los que preveían los analistas, que esperaban un beneficio cercano a los 3.650 millones, lo que hubiera implicado superar ya los efectos de la pandemia y colocar sus cuentas en unos nuevos máximos históricos que al final no se produjeron. Pese a todo, de los 17 años en los que Pablo Isla ha presentado resultados, solo en el 2020 la multinacional obtuvo unos beneficios inferiores al ejercicio anterior.

“Los resultados de 2021 se caracterizan por la solidez de nuestra compañía, la fortaleza de nuestro modelo de negocio y por encima de todo la calidad de nuestros equipos y aquí en este punto quiero hacer una mención especial a nuestros equipos de Ucrania con los que hemos estado en contacto en todo momento”, aseguró Isla.

Las ventas rozan los 28.000 millones

Las ventas del grupo fundado por Amancio Ortega se elevaron un 36% respecto a 2020 y alcanzaron los 27.716 millones, solo 500 por debajo de la cifra récord de 2019. De los casi 28.000, 7.500 se obtuvieron con el negocio online, que creció el 14%. Estos buenos resultados, según Isla, “ponen de manifestó la fortaleza y potencial de la compañía”.

Y eso que tanto en el primer como el cuarto trimestre la pandemia afectó al negocio de Inditex. En el primer caso, no pudo disponer del 24% del horario comercial debido a las restricciones sanitarias, medidas que también tuvo que adoptar en el último trimestre, cuando a mitad de diciembre —“cuando estaba apunto de comenzar la campaña navideña”, recordó Isla— apareció la variante Omicrón. De no haberse producido estos inconvenientes, Inditex habría cerrado otro año de récord ya que en el segundo y tercer trimestre alcanzó la mayor cifra de ventas y beneficios.

La buena salud financiera continúa

El margen bruto, que es la diferencia entre lo que venden y lo que les cuesta el producto, alcanzó durante el pasado año el 57%, que es el margen más alto que ha logrado la compañía en los últimos seis años.

Su salud financiera sigue siendo una de las señas de identidad. Su flujo de caja fue también el más alto de la historia con casi 4.000 millones, lo que le llevó a acabar el ejercicio con una posición financiera de 9.359 millones, una cuarta parte más que el año anterior.

Aumenta el número de trabajadores

Al contrario de lo que ocurrió en 2020, Inditex contrató más empleados el año pasado: 21.000 más, de los que 6.000 fueron en España. La plantilla cerró el ejercicio con 165.042 trabajadores de 177 nacionalidades. El 81% de ellos con contrato indefinido.

Tractor de la economía española

Pablo Isla se refiere al “efecto sede” como “el factor tractor de Inditex en la economía española”. Por ejemplo, España representa el 14% de las ventas de Inditex y el 28% del empleo total del grupo. Los más de 6.000 proveedores españoles facturaron a la multinacional el año pasado 5.375 millones y ya son más de 25.000 millones en los últimos cinco ejercicios. En Galicia, más de 1.000 proveedores gallegos les han facturado más de 1.000 millones.

Como consecuencia, y también dentro de ese “efecto sede” al que se refirió Isla, la contribución tributaria de Inditex en 2021 fue de algo más de 6.000 millones, de los que 1.500 correspondieron a España, que con el 14% del negocio representa el 25% de toda la tributación de la firma.

No habrá un incremento del número de tiendas

En 2021, Inditex abrió 266 tiendas y el total alcanza las 6.477. Pero no habrá un incremento durante este ejercicio. Las nuevas aperturas se compensarán con las que se cierren. “Vamos a seguir haciendo aperturas, ampliaciones y reformas. Esas aperturas van a ser compensadas por determinadas absorciones. La perspectiva a lo largo de 2022 es que no haya cambios en el número”, reconoció el consejero delegado, Óscar García Maceiras. “Nuestras ventas están siendo capaces de absorber las distintas absorciones que se han producido en los últimos años”, apuntó.

El precio de la ropa sube un 2% de media en España y Portugal

Inditex ha aplicado una subida media del 2% en el precio de sus productos en España y Portugal ante el contexto de creciente tensión inflacionista, aunque tanto Pablo Isla como Óscar García Maceiras insistieron en que los incrementos no son masivos, sino sólo en una selección de productos muy determinada. Maceiras explicó que, en el actual contexto inflacionista a nivel internacional, el objetivo del grupo en términos generales es mantener su política de estabilidad de precios.

Ambos insistieron en que se abordarán solo “ajustes selectivos para proteger los márgenes”, lo que se traducirá en avances que a nivel global podrían rondar el 5%, aunque sin aplicar subidas generalizadas y masivas de precios.

En el caso de España, así como en Portugal, en la nueva colección de primavera-verano, que ya está en las tiendas, se ha aplicado una revisión al alza media del 2%, aunque también se ha hecho sólo en determinados productos.

Buen arranque de año

Las cuentas que se presentaron ayer no reflejan aún el cierre temporal de las 500 tiendas en Rusia. Como hace todos los años, la empresa avanzó los resultados de los primeros 43 días de su año fiscal que arranca el 1 de febrero. Hasta el 13 de marzo, las ventas han crecido el 33% con respecto a 2021 y un 21% frente a los máximos históricos de 2019. Las ventas en la federación de Rusia y Ucrania representaron el 5% del crecimiento total. “En todos los mercados, salvo en Rusia y Ucrania se ha recuperado el ritmo prepandemia”, aseguró Maceiras.

EEUU se convierte en el segundo mercado de la textil gallega, por detrás de España

Durante la presentación de resultados, Pablo Isla destacó la evolución del negocio en EEUU, al apuntar que ya se ha convertido en el segundo mercado después de España, y eso que no está entre los 10 países que tienen más tiendas. “Le vemos muchísimo potencial de crecimiento al negocio en EEUU”, dijo el presidente de la multinacional, quien destacó la penetración de Zara en todo el mercado estadounidense y el dinamismo del comercio electrónico, y defendió que el éxito en este país es “estructural”, pese a que allí solo tienen 99 tiendas, todas de Zara, y no prevén aumentar drásticamente esa cifra a corto plazo. “Es un mercado en el que vamos creciendo de forma significativa durante los últimos años —apunto Óscar García Maceiras— y al que le vemos muchísimo potencial de crecimiento de cara el futuro”. Europa, sin España, aportó el 48,4% de las ventas (tres décimas menos que el año anterior) y América registró un avance de cuatro puntos para representar ya el 17,5%. Por marcas, Zara y Zara Home facturaron 19.586 millones, un 39% más; Pull&Bear, 1.876 (32% más); Massimo Dutti, 1.653 (30%); Bershka, 2.177 (23%); Stradivarius, 1.824 (42%), y Oysho, 600 (15%).

Compartir el artículo

stats