El presidente de la Federación Gallega de Estaciones de Servicio aseguró ayer que existe preocupación por la incertidumbre por la posible modificación del sistema de bonificación a los carburantes. Julio López afirmó que “es una lástima que no se llame a los representantes del sector y augura un fin de año complicado”. Reconoció que los gasolineros están “desesperados porque el 31 de diciembre todo puede cambiar y no tenemos información”.