Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La metamorfosis de la ría de O Burgo, el ‘Nilo’ coruñés

Se regenera tras años como eje industrial, medioambiental y marisquero de la comarca

LOS MARISCADORES DE LA RIA DE O BURGO VUELVEN AL TRABAJO DESPUES DE DOS MESES DE PARON, POR LA PRESENTACIA DE TOXINAS LIPOLIFICAS EN LOS MOLUSCOS. NO FUE UNA BUENA JORNADA EN CUANTO A CAPTURAS, YA QUE LOS MARISCADORES NO CONSIGUIERON ACERCARSE AL TOPE MAXIMO DE EXTRACCION POR TRABAJADOR Y DIA. CARLOS PARDELLAS

De alimento, paisaje, biodiversidad, ocio y hasta industria ha sido cuna la ría de O Burgo para la comarca de A Coruña. La actividad y la morfología del estuario y sus márgenes han evolucionado a modo de espejo de la transformación socioeconómica del entorno, del avance de la concienciación por la sostenibilidad y hasta del proceso de afianzamiento del concepto de área metropolitana. Tras décadas de mal uso y vertidos, que han hecho poso en forma de lodos contaminados, el Nilo coruñés pasa por quirófano en una operación que absorberá 32,23 millones de euros (impuestos incluidos) y se extenderá hasta 26 meses, si se cumple el plazo fijado por el Ministerio de Transición Ecológica en el contrato, adjudicado a una UTE que integran Acciona Construcción y Matías Arrom Babiloni.

De acoger labores agrícolas o de huerta en una zona entonces más lejana y desconectada de la ciudad, el área de la ría pasó a situarse como un pujante polo industrial, acorde al desarrollo socioeconómico de la periferia urbana en la posguerra, que coronó, en 1963, el aeropuerto de Alvedro. Las estructuras, hoy vistas y descontaminadas, de las naves de la antigua fábrica, referente en la actualidad de la arquitectura industrial del área, dan buena muestra de la metamorfosis de la vida alrededor de la ría en las últimas décadas.

Protesta de la pesca en 2008. | //C.P. Sara Vázquez

El gran complejo que, junto a Bunge, despuntó en el sector secundario en las márgenes yace hoy a la espera de que se ejecute el cerramiento de las naves, para el que el Concello de Culleredo reservó 600.000 euros en las cuentas de 2022, y se lleve adelante el proyecto de economía circular e investigación previsto con la Fundación Cetim. En los terrenos de la antigua aceitera, incontables plumachos flanquean la ría como testimonio del ocaso de la industria old stile y de la proliferación de especies invasoras.

Vista de la Cros, al fondo, en 2001 MONCHO FUENTES

La estampa de los mariscadores con las manos en la masa y su casi tan histórica demanda por la limpieza de la ría han desaparecido hoy de las aguas, de forma provisional, mientras duren los trabajos de regeneración. Las aves continúan por la zona, en ocasiones posadas sobre lonas que tapan lodos o tierras removidas, aún por reubicar. Aves y rellenos.

Las obras avanzan muy visibles, con satisfacción entre los vecinos por la salvación del agonizante estuario aunque con pena por la severa modificación de la línea de costa, en especial, junto al codo que el estuario dibujaba junto al jardín botánico, en vías de supresión. Completados los trabajos, se creará en la zona un espacio verde y de ocio.

Compartir el artículo

stats