07 de mayo de 2010
07.05.2010
Eume

Hallado en As Fragas el primer refugio gallego de apareamiento de murciélagos

La asociación Drosera publica, con financiación del Estado, el primer inventario de especies del parque natural del Eume, donde descubrieron a más de 180 ejemplares de 16 especies

07.05.2010 | 11:59

La Asociación Drosera ha descubierto en el entorno del parque natural de As Fragas do Eume el primer "sitio swarming" de Galicia y uno de los pocos conocidos en España: un refugio de apareamiento para murciélagos en una pequeña cavidad subterránea. Este colectivo científico acaba de publicar el primer inventario de especies y refugios de este quiróptero en las fragas gracias al apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, la Xunta y la empresa Reganosa.

Este estudio se presentó ayer en el centro de interpretación de las fragas -aunque mediante diapositivas y sin mostrar el volumen- y fue explicado por el coordinador del proyecto, el biólogo Roberto Hermida. Al acto asistió también un miembro del servicio de Conservación da Natureza de la Xunta y la directora de la Fundación Biodiversidad.

Miembros de la entidad científica Drosera han investigado en las Fragas do Eume durante dos años con métodos tradicionales cómo la captura con redes de ejemplares así como otros modernos como detectores de ultrasonido, radioseguimiento y análisis de ADN para identificar y distinguir especies muy parecidas.

En esta investigación han descubierto que en el parque existe un refugio de invierno de los murciélagos, uno de los más importantes de Galicia, en el que han observado más de 180 ejemplares. El investigador Roberto Hermida explicó que se han encontrado en las fragas hasta 16 especies de las 23 catalogadas en la comunidad gallega con 9 hembras reproductoras y 13 agrupaciones de cría de ocho especies.

Estos investigadores hallaron también hasta 45 refugios en este entorno, fundamentalmente árboles caídos, casas abandonadas, galpones y cavidades subterráneas (entre ellas los túneles de la antigua central). Una de las zonas donde hallaron una agrupación de cría de murciélagos fue en una chimenea del monasterio de Caaveiro, aunque Hermida ya adelantó que desaparecerá próximamente tras el programa de visitas turísticas al centro.

Uno de los datos más curiosos constatados por estos científicos es que todas las hembras del parque tienen sus colonias de cría fuera del parque.

La especie más abundante en esta zona del Eume es la del murciélago común aunque también se observaron otras muy escasas como la del ratonero forestal y el bigotudo enano. Hermida resaltó que el murciélago de las fragas, con importante presencia en esta zona, está amenazado en Europa por la pérdida de su hábitat.

La Asociación Drosera realizó un seguimiento día a día en el caso de algunos de estos mamíferos quirópteros, e incluso llegaron a ponerles nombre, como a una hembra a la que denominaron Dalida. Al seguirla, descubrieron que prefieren los árboles muertos con la corteza levantada para refugiarse y que tienen muy en cuenta el clima, el viento y la temperatura, a la hora de elegir sus refugios.

"Nunca están más de dos días seguidos refugiados en el mismo árbol", destacó Roberto Hermida. En este seguimiento también descubrieron que siempre elegían carballos para refugiarse.

En enero de 2009 se produjo un "pico" en el número de ejemplares hallados en las fragas pero según los expertos se debió al "otoño muy duro". Hermida rechazó dar detalles sobre los refugios de los murciélagos para que no sean invadidos o dañados por los turistas, como ha sucedido en algunos túneles, y abogó porque se protejan las entradas a túneles y cuevas con el fin de que no se moleste a la colonia.

Este biólogo resaltó que, excepto las especies que prefieren los árboles para refugiarse, la mayor parte de los murciélagos elige lugares antrópicos, es decir, construidos por el hombre, como casas, el monasterio, un pajar antiguo e incluso un chalé habitado. Hermida defendió que se establezcan acuerdos con propietarios para mantener estos lugares de refugio porque en caso contrario podrían desaparecer. El murciélago es un insecticida natural, puede consumir hasta 3.000 insectos en una noche, por lo que constituyen un insecticida natural, controlan plagas e incluso ayudan a polinizar.

A pesar de su mala fama y su imagen de chupasangre a causa de las películas (sólo tres especies succionan sangre de animales), el murciélago es inofensivo y sólo muerde si se le intenta atrapar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook