02 de febrero de 2011
02.02.2011
Costa da Morte

Medio Ambiente da luz verde al parque eólico del Alto da Croa

La Consellería condiciona su desarrollo a la elaboración de un plan que evalúe la influencia de la infraestructura en la población de este animal

02.02.2011 | 12:45

La Consellería de Medio Ambiente ha dado su visto bueno para la instalación de un parque eólico en el Alto da Croa, en el municipio de Vimianzo.

La Secretaría Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental considera "ambientalmente viable" la instalación de cuatro aerogeneradores de 2.000 kilovatios cada uno, que promueve la empresa Gamesa Energía SA.

El mayor detractor de este parque eólico, y el único colectivo que presentó alegaciones al proyecto, es la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) que denuncian que la extensión del parque eólico coincide con el área de cría de la única población estable del lobo ibérico en la franja litoral del país, por lo que exige su protección.

En la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), a cuyo cumplimiento se condiciona el desarrollo del proyecto, se obliga a la empresa a implementar un "exhaustivo plan de estudio y seguimiento que permita profundizar en el conocimiento de la especie y su interrelación con el parque". Además, propone la firma de un convenio entre la empresa y la Dirección Xeral de Conservación da Natureza de la Consellería de Medio Rural para poder extrapolar estos datos a toda la comunidad y "extraer conclusiones con un alto grado de certeza".

Este convenio, que deberá sufragar la empresa, tiene como objetivo determinar tanto si existen perturbaciones en las poblaciones de lobos debidas a la construcción y en el funcionamiento de parques eólicos, como si aumenta su vulnerabilidad a causa de la accesibilidad originada por la apertura o mejora de las pistas en estas áreas. Se deberán realizar también modelos predictivos y dinámicos "más robustos, fiables y contrastados".

El secretario ejecutivo de Adega, Fins Ereixas, sostiene que ya existe suficiente bibliografía que demuestra que los lobos abandonan las zonas donde se instalan nuevas infraestructuras, con el peligro añadido de que invadan nuevas áreas afectando a la ganadería o a particulares.

La alegación presentada por el colectivo destacaba que, en la costa, el lobo sufre una "regresión sistemática en los últimos años debido a la concentración de la población, la ocupación urbanística, las infraestructuras recientes o la práctica poco respetuosa con el medio por parte de los ganaderos", de ahí que se pierda "la cultura del lobo" y su aparición provoque alarma social entre la gente.

Lavado de cara

El ecologista reprueba la resolución de la Xunta y denuncia que, según la "amplísima" experiencia de la asociación en esta materia, las evaluaciones ambientales "ni se cumplen ni se siguen por parte de las administraciones para comprobar su cumplimiento". "Ya nos da la risa, es un lavado de cara para la Administración y un derecho de pernada para la empresa", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook