29 de abril de 2019
29.04.2019

Otra utilidad de la literatura

29.04.2019 | 01:40

En un relato enmarcado en otra cultura sorprende a veces el aire de familia, como si en la vida de la gente pasaran las mismas cosas que aquí, y las preocupaciones y reacciones fueran parecidas. En una narración situada en un tiempo muy alejado del actual, a poco que escarbes bajo el césped de cada tiempo te encuentras también con una tierra muy semejante. La historia, con su metodología, tiende a separar edades, épocas, estilos y culturas, lo que marca distancias, alejando unos tiempos y unos lugares de otros, mientras que los relatos van en dirección contraria, pues lo acercan todo. Cabría decir que el ser humano en el fondo no ha cambiado ni cambia tanto. Ese aire de familia que suele surgir de la lectura de una novela, por alejados en el tiempo o en el espacio que estén los sucedidos, hace de ella un elemento unificador de la condición humana, y es otra razón para leer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook