Kiosco

La Opinión de A Coruña

Matías Vallés

Al azar

Matías Vallés

Otra vez, más que unas elecciones

La buena noticia para el PSOE es que no tendrá que abstenerse en la investidura de Moreno Bonilla, y sobre todo que no habrá repetición de elecciones en Andalucía, porque siempre se puede empeorar. La campaña comienza la primera vez que alguien suelta el clásico “son más que unas elecciones”. Nunca se ha dicho que “son menos que unas elecciones”, por previsible que se anuncie el resultado. Y si vuelven a tratarse de unos comicios singulares, por qué se repiten los proverbios distorsionados de costumbre:

“El PSOE desvincula a las andaluzas de las próximas generales”. Quién le ha concedido ese poder a los socialistas, la ligazón es una prerrogativa de los votantes. En buena lógica, quienes han lanzado a un mediocre de la escasa talla de Moreno Bonilla, en una comunidad gobernada por el PSOE durante un noventa por ciento de su existencia, han actuado con ganas de enviar un mensaje nacional y con la rabia de no poderlo emitir de momento. Los socialistas no controlan un encuentro regional, pero presumen de dominar el Estado. Cuando se insiste en que la situación puede cambiar durante el próximo año, se suele omitir la posibilidad de que se agrave.

“Ciudadanos/PSOE/Por Andalucía achacan sus resultados a la calor, la inundación, la pandemia, el fútbol”. No existe el titular “Los perdedores atribuyen sus resultados a los pésimos candidatos y a una campaña esperpéntica”. La nula autocrítica de los perdedores explica y complica su situación.

“El PP gana sin Vox y anula a Ciudadanos”. Perdone, pero ¿dónde queda el PSOE en este despliegue de sabiduría a tres manos?

La ciencia funciona por el método de prueba y error, la política por error y prueba. Solo el fracaso estimula a un sector reacio al cambio, a menudo ni por esas. En las andaluzas no se mide solo el resultado, sino sobre todo la determinación del vencedor. Los datos ajustan el presente, la brecha entre PP y PSOE aventura el futuro. Sánchez puede someter su poder a escrutinio inmediato, o mantenerse en precario pero legítimamente hasta noviembre de 2023. Sin embargo, le conviene hacer ahora algo completamente diferente, por remitirse a Monty Python.

Compartir el artículo

stats