Kiosco

La Opinión de A Coruña

Joaquín Rábago

360 grados

Joaquín Rábago

Berlín reúne a los más grandes de la música clásica

La capital alemana reúne a lo largo de la primera quincena de septiembre a algunos de los más grandes de la música clásica en un festival cultural fundado en los años cincuenta, cuando Berlín era una ciudad dividida.

Berlín reúne a los más grandes de la música clásica

Tal vez el músico que más expectación despierta en esta edición del Musikfest berlinés es el jovencísimo director de orquesta finlandés Klaus Mäkelä, a quien con sólo 26 años se le disputan las principales orquestas del mundo.

Su nombre se suma al de otros grandes maestros de la batuta ya veteranos de ese país nórdico como el también compositor Esa-Pekka Salonen y Jukka-Pekka Saraste.

Hace ya cuatro años, los músicos de la Filarmónica de Oslo ofrecieron a Mäkelä el puesto de director titular por cuatro años, que más tarde se prolongaron a siete.

El sello discográfico Decca firmó también con él un contrato en exclusiva, algo que no ocurría con ningún otro director de orquesta desde 1978.

La Orchestre de Paris quiso comprometerle a partir de 2022 y adelantó incluso un año la fecha inicial del contrato.

Y hay una cuarta orquesta entre las más prestigiosas del mundo de la que se ha convertido también en director principal: la del Concertgebouw, de Amsterdam

Con esta última orquesta y un programa que combina la monumental Sexta Sinfonía de Mahler y una composición contemporánea, el tríptico “Orion”, de la finlandesa Kaija Saariaho comienza este domingo el Musikfest.

La Sexta de Mahler es una composición monumental tanto por su duración —unos 85 minutos en la interpretación de Mäkelä como por el tamaño de la orquesta — 110 músicos de la Concertgebow, y fue la elegida por el finlandés para su estreno como director principal de ese conjunto en Ámsterdam.

Mäkelä explicó al crítico del diario berlinés Der Tagesspiegel, quien le entrevistó en esa ciudad holandesa, que esa sinfonía del músico austriaco es su favorita desde que era niño.

Es una sinfonía apodada La trágica sobre todo por su sorprendente final: no acaba de modo alegre o triunfante como sus anteriores sinfonías, sino que parece anunciar la tragedia.

La esperanza de un final feliz es destruida por los golpes de martillo y todo parece anunciar un desastre inminente.

Herbert von Karajan dijo en su día que era comparable en su catastrofismo con la Cuarta Sinfonía, de Jean Sibelius, obra que por cierto también tiene programada Mäkelä para Ámsterdam.

Entre los maestros de la batuta incluidos en el programa berlinés de este año están nombres tan prestigiosos como Simon Rattle, John Eliot Gardiner, Donald Runnicles, Christoph Eschenbach, Kirill Petrenko, Antonio Pappano, Franz Welser-Möst, Andris Nelsons, Vladimir Jurowski o Philippe Herreweghe.

Los más de treinta conjuntos que participan en esta edición incluyen a las Filarmónicas de Berlín, de Rotterdam y Odesa, la ya citada orquesta del Concertgebouw, la Orquesta Revolucionaria y Romántica y el coro Monteverdi, las orquestas de Filadelfia y de Cleveland, la London Symphony Orchestra y la Orquesta y Coro de la Academia Nacional de Santa Cecilia, de Roma.

El programa es muy diverso ya que va desde la Misa Solemne, de Beethoven, o la citada sinfonía de Gustav Mahler, y composiciones de Brahms, Berlioz Dvorak, Schubert, Sibelius, Bartók o Ravel hasta piezas de compositores contemporáneos como Thomas Adès, Iannis Xenakis o Wolfgang Rihm. Un verdadero festín para los melómanos.

Compartir el artículo

stats