05 de marzo de 2018
05.03.2018
Consejos sanitarios

El queratocono

05.03.2018 | 00:52
El queratocono

Es uno de los problemas degenerativos más comunes que pueden presentarse en la córnea, aunque no sea excesivamente frecuente. Se considera una enfermedad caracterizada por un adelgazamiento y deformación en forma de protrusión localizada en la curvatura corneal. Normalmente es bilateral y evoluciona de manera asimétrica, aunque no todos los pacientes son iguales.

La prevalencia es variable en los distintos estudios analizados. Se considera como dato real su presencia en 50 de cada 100.000 habitantes, llegando al 15% en quienes padecen síndrome de Down. Se han diagnosticado un mayor número de casos en estos últimos años debido a los avances en las técnicas de estudio y la aplicación de nuevos aparatos de manera general a quienes van a someterse a algún tipo de cirugía refractiva (y el incremento de este tipo de pacientes).

Suele presentarse a partir de la pubertad, normalmente entre los 20 y 30 años de edad y afecta a hombres y mujeres de manera similar, sin apreciarse diferencias significativas por razón de sexo. Su progresión es menor a medida que aumenta la edad del paciente y, habitualmente, se estabiliza a partir de los 30 o 40 años sin haber provocado una seria alteración visual, en lo que se denomina "queratocono frustro".

Aunque las causas no se conocen completamente, se cree que puede deberse al debilitamiento de las uniones del colágeno debido a la oxidación celular. También se ha asociado a un componente hereditario, ya que se ha establecido una relación con parientes directos de casi un 8% entre quienes lo presentan. Otros estudios lo relacionan con el mal uso de lentes de contacto (pero no se ha confirmado su existencia previa o posterior a la utilización y suele resolverse al dejar su uso) o con la cirugía refractiva (como desencadenante o manifestación posterior porque no se había visto previamente). También se cree que los pequeños traumatismos persistentes como el frotamiento ocular crónico pueden llegar a generarlo.

Se han establecido varias categorías en función de la curvatura corneal detectada como criterio primario de clasificación (leve, moderado, avanzado y severo). También se ha utilizado la forma que adquiere (mamilar, oval o globo) o la afectación variable (desde grado 0 a grado 5). Esta clasificación es importante para decidir el tratamiento más adecuado que va a administrarse.

Los síntomas asociados serían la aparición de un astigmatismo miópico irregular difícil de corregir, problemas de visión nocturna, dificultad progresiva de la visión, distorsión visual, deformación de los objetos, fotofobia, deslumbramientos, visión borrosa, etc. que deben ser consultados al médico.

El diagnóstico debe realizarlo el especialista oftalmológico. La mejor prueba de detección precoz y diferencial es la utilización del topógrafo corneal y el scanner. La combinación de ambas técnicas permite un diagnóstico y seguimiento correcto de los pacientes afectados.

Los tratamientos se encaminan a compensar la irregularidad corneal, reforzar la córnea o eliminar el área afectada y sustituirla por tejido sano de un donante. Es habitual el uso de lentes de contacto (semirrígidas casi siempre) para corregir el queratocono y mejorar la agudeza visual. También se aplican fármacos específicos, una cirugía concreta (implantes de anillos de plástico rígido transparente que aplanan el centro de la córnea) o una combinación de todas las opciones existentes. El trasplante suele realizarse en casos concretos en los que el paciente presenta mala visión tras la corrección, incapacidad para tolerar las lentes de contacto y/o un adelgazamiento extremo de la córnea que impide la correcta evolución del enfermo.

Según el grado del queratocono, el tratamiento es variable. Inicialmente se recomienda el uso de gafas o, preferentemente, lentes de contacto que mejoren la agudeza visual del paciente. Cuando se aprecia un astigmatismo irregular deben utilizarse lentes de contacto permeables o semirrígidas porque las gafas no mejorarían la visión. Cuando las lentes empiezan a dar problemas o no mejoran la situación, puede tratarse con los anillos de plástico que se introducen en la córnea del paciente. Si el resultado no es el deseado, deberá recurrirse al trasplante de córnea.

La prevención pasa por realizar revisiones periódicas anuales, especialmente completas si se tienen parientes directos que lo padecen y evitar restregarse los ojos continuamente. Quienes presentan queratocono o existe la sospecha de su existencia, no pueden someterse a cirugía láser para eliminar miopía, hipermetropía y astigmatismo. Acude a tu óptico y consulta tus dudas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario