Pandemia de coronavirus SARS-CoV-2

La UE recomienda la cuarta dosis contra el COVID a los mayores de 60 años y a todos los grupos vulnerables

Sostiene que los modelos matemáticos sugieren claros beneficios del segundo refuerzo temprano en la protección de esos colectivos

Silvia Martínez

El número de infecciones de COVID-19 y la tasa de ingresos hospitalarios (también en unidades de cuidados intensivos) vuelven a repuntar y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Agencia del Medicamento Europea (EMA) recomiendan la inyección generalizada de la segunda dosis de refuerzo de la vacuna de ARN mensajero a todas las personas mayores de 60 años y a las poblaciones médicamente vulnerables, debido al mayor riesgo de contraer una enfermedad grave. “No hay tiempo que perder”, expresó la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides. “Hago un llamamiento a todos los Estados miembros a que desplieguen de forma inmediata el segundo refuerzo para todos los mayores de 60 años y los grupos vulnerables y urjo a todos las personas elegibles a que se vacunen”, recomendó.

Aunque la recomendación es preliminar y son los países de la UE quienes tienen la última palabra en cuanto a su política de vacunación nacional, tanto el ECDC como la EMA consideran que los Veintisiete deberían considerar un segundo refuerzo temprano con las vacunas disponibles no sólo a los mayores de 80 años (como recomendaron en abril pasado) sino también a los adultos de entre 60 y 79 años y las personas médicamente vulnerables, independientemente de su edad, para prevenir enfermedades graves y salvaguardar la capacidad del sistema sanitario.

“Actualmente estamos viendo un aumento en las tasas de notificación de casos y una tendencia al alza en hospitales y unidades de cuidados intensivos en muchos países derivado principalmente del sublinaje BA.5 de ómicron”, explicó la directora del ECDC, Andrea Ammon. Una tendencia que augura el inicio de una nueva oleada en la UE. Por ello, “los países deberían considerar un rápido despliegue de segundas dosis de refuerzo con las vacunas actualmente disponibles. Éstas podrían administrarse al menos cuatro meses después de la anterior, centrándose en las personas que recibieron un refuerzo previo hace más de seis meses”, sostienen en un comunicado conjunto en el que inciden en que es particularmente importante en los países en los que se expanden con fuerza las nuevas variantes.

En cambio, los expertos del ECDC y la EMA apuntan que administrar de forma temprana una segunda dosis de refuerzo de las vacunas ya disponibles a los trabajadores sanitarios y las personas que trabajan en centros de cuidados de larga duración solo ofrecería “beneficios limitados”, dada la escasa y rápida decreciente protección contra la infección y la transmisión”.

Por el momento, tampoco hay pruebas epidemiológicas claras que apoyen la administración de una segunda dosis de refuerzo a la población general menor de 60 años, a menos que tengan vulnerabilidades médicas.

Según la UE, las vacunas autorizadas hasta ahora siguen siendo “muy eficaces” en la prevención de la hospitalización por COVID-19, la enfermedad grave y la muerte, incluso en el contexto de las variantes emergentes y la disminución de la protección de la inmunidad natural e inducida por la vacuna. Y, aunque la EMA trabaja en la posible aprobación de vacunas adaptadas para el mes septiembre, teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual y las previsiones, es importante utilizar las vacunas actualmente disponibles y no esperar a las vacunas adaptadas”, indica.

Suscríbete para seguir leyendo