España es un país tradicionalmente pesquero, un país rodeado de variadas costas y bañado por diferentes mares, donde la actividad pesquera es fundamental para la economía. Una actividad que favorece la vertebración de los territorios donde opera, incluso en momentos difíciles, como han sido los de la pandemia y las diferentes normativas, que obligan al sector a enfrentarse a nuevos desafíos. Los trabajadores del mar se esfuerzan día a día en poner a disposición de los consumidores la proteína animal de alto valor biológico más saludable, sostenible y con menor huella de carbono que existe.

Entre los desafíos a los que se enfrenta el sector pesquero, se encuentra la falta de conocimiento de los consumidores españoles sobre los beneficios del consumo de pescado. Si bien el “94% de los españoles afirma que les gusta el pescado” está visto que únicamente el 23% lo incluye en su dieta de forma habitual, muchas veces por culpa de mitos y desinformación en torno al producto, por no saber cómo prepararlo o conservarlo, según muestra una encuesta realizada por FESNAD.

En esta coyuntura, Pesca España nace para dar a conocer la actividad pesquera por su valor nacional como factor económico, reivindicando la importancia de esta industria y también busca fortalecer la defensa de sus intereses, así como poner en alza el valor de la pesca como tradición milenaria.

Aparte, Pesca España persigue incentivar el consumo de pescado como un elemento fundamental en una dieta saludable. Para ello quiere acabar con la desinformación generalizada alrededor del pescado y convertirse en un referente educacional para el consumidor, “porque ayudar a la población a descubrir y conocer los beneficios de estos alimentos es clave para que puedan disfrutar de la gran versatilidad que ofrecen como fuente natural de felicidad”, añade Javier Garat, Presidente de Pesca España.

Dieta equilibrada

En los últimos 14 años, se ha observado un descenso del 25% en el consumo de pescados y mariscos en los hogares, un porcentaje que va en detrimento de la salud de los españoles, ya que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda consumir de 3 a 4 raciones de pescado a la semana por los numerosos beneficios y propiedades que aportan sus vitaminas, minerales, ácidos omega 3 y su proteína de alto valor biológico. El consumo habitual de pescado fortalece el sistema inmune y los huesos, nutre y fortalece los músculos, cuida del corazón, se asocia a la reducción del riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria en adultos y genera serotonina (la hormona de la felicidad). Los estudios disponibles demuestran que comer pescados y mariscos aporta endorfinas y serotonina al cerebro, por eso se afirma que es una fuente natural de felicidad.

Si bien es cierto que además hay gran variedad y versatilidad de los productos del mar en España, esta misma variedad también genera mucho desconocimiento en el consumidor convirtiéndose incluso en un impedimento para el consumo. Conscientes de ello, Pesca España quiere romper con todas aquellas barreras y animar a todos los españoles a descubrir las posibilidades sabrosas, nutritivas, seguras y sostenibles que ofrece el mar, y así disfrutar de la verdadera fuente de felicidad.

En defensa de la pesca

Más allá de la necesidad de que el consumidor aumente su consumo de pescado, desde el sector pesquero se sigue trabajando para conseguir un equilibrio entre la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de los recursos naturales pesqueros y la seguridad alimentaria.

No hay que olvidar que España es un referente en pesca sostenible, así lo certifica la comunidad científica, que acredita la actividad pesquera como esencial para hacer frente al dilema de alimentar a una población mundial creciente con una dieta saludable y de calidad, sin agravar el reto que supone el calentamiento global y el cambio climático. La sostenibilidad y el cuidado del medioambiente y de los ecosistemas marinos está en el ADN del sector pesquero que entiende y cuida como nadie el mar y los océanos.

Desde Pesca España se recuerda que “debemos ser conscientes del valor que aporta el sector pesquero como factor económico esencial para España y como pieza clave para la salud de los consumidores españoles, siendo una industria responsable y sostenible que proporciona un producto natural, muy diverso y de alto valor nutritivo”.