12 de agosto de 2019
12.08.2019

Tres heridos tras ser atacados por su propio perro en su casa en Ourense

Una vecina también sufrió heridas por intentar auxiliar a las otras víctimas || El can se puso agresivo cuando querían atar a otra perra que estaba en celo

11.08.2019 | 23:42
El perro que atacó a cuatro personas en Valdanta tras ser capturado.

El perro de casa, un mastín de cruce y atigresado, que no está catalogado como raza peligrosa, atacó e hirió ayer a cuatro personas, tres de ellos miembros de una misma familia más una vecina. Fueron trasladados a diferentes hospitales con diversas mordeduras. El 112 confirmó que las cuatro "se encuentran fuera de peligro". Después del ataque, el can huyó e intentaron darle caza para evitar que atacara a más personas. Lo consiguieron ayer por la noche tras varias horas de operativo. Se valoró el uso de dardos tranquilizantes pero fue reducido a lazo por el Seprona y anestesiado a mano por personal de la Xunta, porque el rifle no fue efectivo. Fue trasladado a la perrera provincial de A Rúa.

El suceso ocurrió este domingo a mediodía en la zona de Veigaflorida de la parroquia de Santa María de Valdanta, en el municipio ourensano de O Bolo. Herida en un costado y en los brazos, una mujer de 47 años, hija de los propietarios del mastín, tuvo que ser evacuada en el helicóptero al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), por la preocupación inicial de que las lesiones fueran más graves, puesto que el animal la atacó y se puso sobre ella. Según fuentes oficiales, después de una primera valoración en urgencias, la mujer presenta heridas por las mordeduras que no se consideran graves. Estaba previsto que recibiera el alta después de las curas. Una de las hijas de los dueños del mastín había traído de Vigo, donde reside, una perra en celo a la aldea, hace días. Según esta versión, cuando se disponían a atarla, el can reaccionó de forma agresiva y atacó a dos mujeres, hermanas, así como al novio de una de ellas y a una vecina, cuando estos últimos pretendían auxiliarlas. Dos de las heridas quedaron tendidas y el resto consiguió huir del animal. El 112 recibió una llamada pidiendo ayuda de uno de los afectados, que tuvo que esconderse del perro. La central de coordinación en emergencias movilizó al lugar a la Guardia Civil, incluidos efectivos del Seprona, al GES de Valdeorras y a voluntarios de Protección Civil de la localidad. También acudió el médico de guardia de O Bolo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook