17 de octubre de 2019
17.10.2019
La Opinión de A Coruña

Acuerdo en el juicio a los 'Morones', con un año de prisión para Sinaí Giménez

El 'rey de los gitanos' se muestra arrepentido por el altercado en Tui con agresiones a guardias civiles en 2014 y pide conmutar su condena por trabajos para la comunidad

16.10.2019 | 23:45
Los Morones en el juicio: Débora y Saúl, delante, y Marino detrás.

Sinaí Giménez fue condenado ayer a un año de prisión por dos delitos de atentado y a una multa de 2.880 euros por un delito de lesiones a raíz de un altercado en los exteriores de los juzgados de Tui en abril de 2014 en el que fueron agredidos dos guardias civiles y un abogado. Además, el conocido como rey de los gitanos deberá pagar a dos agentes indemnizaciones de 9.000 y 2.000 euros.

El juicio, fijado para ayer en el juzgado número 1 de lo Penal de Pontevedra, se celebró con acuerdo. Estaban citados seis acusados de la familia de los Morones: Sinaí Giménez, sus hermanos Saúl, Marino, Juan Paulo (que sigue en busca y captura desde el pasado mes de junio) y Consuelo y su sobrina Débora. La vista oral había sido aplazada en junio por la incomparecencia de tres de ellos: Marino, Consuelo y Juan Paulo. Sinaí Giménez habló a través de una pantalla por videoconferencia al encontrarse en prisión cumpliendo la condena impuesta por el juzgado de lo Penal 3 de Vigo por amenazas contra otro clan gitano, el de los Zamoranos, en el mercadillo de Redondela en 2015.

Consuelo y Débora Giménez han sido condenadas por un delito de obstrucción a la justicia a un año de prisión y multa de 1.440 euros a razón de 8 euros al día durante 6 meses, cada una. Saúl Giménez es condenado por un delito de atentado a 6 meses de prisión, mientras que Marino ha sido absuelto al no quedar acreditada su participación en los hechos.

Al conocer la pena impuesta, Sinaí Giménez aseguró estar conforme y quiso pedir disculpas "por lo ocurrido ese día". "Estoy arrepentido y lo más pronto posible pagaré la indemnización", aseguró. "Debo recordar a su señoría que ese año no tenía antecedentes penales", añadió. Alegó que estaría dispuesto a hacer trabajos para la comunidad.

La Fiscalía solicitaba condenas de cárcel para los seis acusados por unos hechos ocurridos en Tui tras la puesta en libertad con cargos de un agente de la Guardia Civil y un agente forestal que habían sido detenidos por un intento de ajuste de cuentas en la casa de Olegario Giménez, patriarca del clan de los Morones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook