21 de septiembre de 2018
21.09.2018
La Opinión de A Coruña

Meghan se lleva a su madre a un almuerzo benéfico

Los duques de Sussex participaron junto a Doria Ragland en una comida multicultural con fines solidarios en el Palacio de Kensington

21.09.2018 | 02:09
Los duques de Sussex, con la madre de Meghan, Doria Ragland, ayer, en el Palacio de Kensington.

La esposa del príncipe Enrique de Inglaterra, Meghan, llevó ayer por sorpresa a su madre, Doria Ragland, a un almuerzo multicultural benéfico con las mujeres de la cocina comunitaria The Hubb Community Kitchen. La cita sirvió como lanzamiento del libro solidario Together: Our Community Cookbook (Juntos: Nuestro libro de cocina comunitario), en el que la duquesa de Sussex colaboró y escribió el prólogo.

La comida tuvo lugar en una tienda de campaña habilitada en el Palacio de Kensington de la capital británica y la exactriz no dudó en lanzarse a los fogones a ayudar a preparar los distintos platos que recoge el recetario.

El dinero recaudado con las ventas del libro irá destinado a las familias de los 72 fallecidos en el incendio del 14 de junio de 2017 en la Torre Grenfell, ubicada en el oeste de Londres.

Además de Ragland, quien viajó desde Los Ángeles (Estados Unidos) a Londres para la ocasión, el príncipe Enrique también quiso acompañar a su mujer en el lanzamiento del que ha sido su primer proyecto personal desde que comenzó a formar parte de la familia real británica, el pasado mes de mayo.

En un discurso pronunciado ayer para todos los asistentes, Meghan aseguró que la iniciativa ha sido un "tremendo trabajo de amor" y confesó que se sintió "inmediatamente acogida" por las mujeres de la cocina. "Me siento muy orgullosa de vivir en una ciudad que tiene tal diversidad", apuntó, al tiempo que explicó que las mujeres de The Hubb Community Kitchen pertenecen a más de una decena de nacionalidades distintas.

La duquesa de Sussex lució para la comida un vestido negro que combinó con un abrigo azul, mientras que su madre optó por un pantalón y una camiseta de la misma tonalidad marrón y un chal para protegerse del frío.

El Palacio de Kensington, residencia de los hijos del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales, divulgó diversas fotografías de la jornada en su cuenta oficial en la red social Twitter, en la que puede verse a una sonriente Meghan recorriendo la tienda, colaborando en las cocinas y abrazando a los asistentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook