La diseñadora británica Vivienne Westwood falleció ayer a los 81 años y será recordada en el mundo de la moda por sus diseños innovadores y atrevidos, su actitud inconformista y como referente icónico de la estética punk del Reino Unido. Transgresora, rebelde y ferviente defensora del medio ambiente, Vivienne Isabel Swire, conocida como Vivienne Westwood, fue la artífice principal de la estética punk y New Wave en este país y con frecuencia llevó al extremo provocadoras creaciones que nunca dejaron indiferente al exigente sector de la moda.

Nacida en el condado inglés de Derbyshire el 8 de abril de 1941, la modista tomó su apellido de Derek Westwood, con quien se casó en 1962 y tuvo a su hijo Ben, y a quien dejó tras conocer a Malcolm McLaren, el que fue representante del emblemático grupo de punk Sex Pistols y “un hombre cosmopolita y muy atractivo”, de cuya unión nació Joseph. Con McLaren fundó en 1971 una boutique con la que el creativo tándem revolucionó la forma de vestirse. Nombrada mejor diseñadora británica en 1990, 1991 y 2006, Westwood era también activista por el medio ambiente.