19 de junio de 2020
19.06.2020
La Opinión de A Coruña
Crisis del coronavirus

La cloroquina pude provocar alteraciones del ritmo cardíaco mortales

Los investigadores recomiendan que los pacientes tratados con este fármaco sean monitorizados

19.06.2020 | 18:17
Un paciente con COVID-19

Investigadores israelíes han descrito el primer caso conocido de una alteración del ritmo cardíaco potencialmente mortal inducida por la terapia con cloroquina para COVID-19, por tanto recomiendan que los pacientes tratados con esta terapia, particularmente a las mujeres de edad avanzada y a otras personas con mayor riesgo de anomalías del ritmo cardíaco, sean monitorizadas cuidadosamente.

El estudio, que ha sido publicado en la revista 'Heart Rhythm', informa de una paciente norteamericana al que, el 18 de junio de 2020, se le observó que tenía un patrón de ECG muy anormal después del inicio del tratamiento, lo que condujo a múltiples episodios de torsade de pointes (TdP), un arritmia potencialmente mortal en la que las cámaras inferiores del corazón latían de forma sincronizada con las cámaras superiores. Su condición se resolvió después de que se suspendió la cloroquina.

La cloroquina y la hidroxicloroquina se usan comúnmente para tratar la malaria y algunas enfermedades reumáticas. Su uso como tratamiento para COVID-19 ha sido ampliamente debatido en revistas médicas y en la prensa popular. Los autores de este informe de caso presentan la primera descripción de TdP debido al tratamiento con cloroquina en un paciente con COVID-19.

"Por un lado, se sabe que estos medicamentos causan la prolongación de un ECG específico intervalo llamado intervalo QT. Por otro lado, no hay evidencia de muerte súbita e inexplicable cuando se usan para tratar la malaria. Y de la misma manera, ni las sociedades de reumatología estadounidenses ni las europeas recomiendan la vigilancia electrocardiográfica (ECG) para pacientes que recibir tratamiento a largo plazo con hidroxicloroquina", señala el investigador principal, Yishay Szekely, del Departamento de Cardiología del Centro Médico Sourasky Tel Aviv y de la Escuela de Medicina Sackler, Universidad de Tel Aviv en Israel.

La paciente, una mujer de 84 años con antecedentes de cáncer de mama e hipertensión controlada fue ingresada en el hospital con COVID-19. Sus medicamentos incluyeron letrozol, recetado para el cáncer de mama, y memantina, recetada para la enfermedad de Alzheimer. Un ECG encontró que su intervalo QT corregido (QTc) fue de 462 milisegundos, límite alto pero aún por debajo del límite de 500 milisegundos sugerido por las pautas de seguridad para el tratamiento con cloroquina. Su condición empeoró y se introdujo la terapia con cloroquina.

Después de cinco días de tratamiento, no hubo cambios en su estado clínico, sin embargo, un ECG de seguimiento mostró signos de un intervalo QTc extremadamente alargado de 627 milisegundos. La cloroquina se suspendió, al igual que otros medicamentos conocidos o sospechosos de causar prolongación del intervalo QT, incluidos memantina y letrozol.

Se colocó al paciente en un monitor de ECG continuo y se le administraron suplementos de potasio para prevenir arritmias. Seis horas después, se observaron episodios de TdP en su ECG. Recibió tratamiento que condujo a una resolución inmediata de las arritmias ventriculares, y su intervalo QT se normalizó gradualmente. Fue liberada después de dos semanas.

Szekely señala que la memantina que el paciente estaba tomando probablemente contribuyó a los efectos proarrítmicos de la cloroquina. Sin embargo, su intervalo QTc aumentó solo después de que se introdujo la cloroquina. "Esto apunta claramente a la cloroquina como la droga culpable de su TdP", explic. Por otro lado, el medicamento letrozol para el cáncer de seno en realidad se considera más seguro desde el punto de vista del intervalo QT que otros medicamentos utilizados para tratar el cáncer de mama.

"La terapia con cloroquina no está exenta de riesgos en pacientes con COVID-19, particularmente en aquellos con características de alto riesgo de prolongación del intervalo QT y TdP. Dada su eficacia cuestionable en el tratamiento de COVID-19 y el riesgo de prolongación del intervalo QT y torsade de pointes, el tratamiento con cloroquina debe considerarse a fondo y revisarse periódicamente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Contenido ofrecido por

Educación y conciencia en el uso de antimicrobianos

Las bacterias multirresistentes son una amenaza real contra la salud pública mundial. El incremento del uso de tratamientos antibióticos reduce la eficacia de futuros tratamientos