Cartas de los lectores

Terrorismo islamista y otros

29.07.2016 | 00:53

ISIS, Daesh o como quiera que se le llame, con su desprendido terrorismo islamista debe, según pensamos en A Taberna do Croio, tras un concierto internacional serio y democrático en combinación con ese califato causante de tanta muerte injusta, establecer las conversaciones adecuadas para llegar a un acuerdo de respeto mutuo y convivencia, y así poder detener esos actos que tienen al mundo entero con la inquietud y alarma consecuentes, en un sinvivir, más a la multiforme sociedad que a los mandatarios. Es dentro de esa sociedad civil en donde tienen lugar los atentados más violentos e injustificados. Los líderes de toda política y creencias por lo que se ve salen indemnes de toda acción terrorista.

Como dice, y no sin razón mi amigo el doctor Dámaso Díaz Otero, hay iconos que promueven debido a su provocación expresa tales cosas, y entre ellas la imagen expuesta en la catedral de Santiago de Compostela de un Santiago matamoros a caballo verdaderamente peligroso y que pudiese ser un punto de mira del terrorismo islamista. Y recuerdo una anécdota al respecto de hace algunos años que ilustra lo dicho. Un amigo mío de Luxor (Egipto) Hamdy Mohamed Khairy, pasando unos días en mi casa de Fiunchedo, cuando le llevé entre otras visitas a Santiago, al ver esa venerada y espantosa imagen de un Santiago ecuestre con gesto agresivo y blandiendo espada, con moros muertos y decapitados por el suelo quedó aterrado. No se podía creer que tales cosas tan espantosas pudiesen ser objeto de veneración, y además en pleno siglo XXI.

Tuve que acompañarle al exterior del templo en un estado de shock realmente penoso. El comentario del egipcio fue demoledor: "¡Cómo no va haber terrorismo con tales cosas, y además expuestas en una catedral que debiera ser ejemplo de bondad y compasión! Esto, continuaba diciendo, más parece algo del Medievo que de la actualidad. Es un icono decía, que alimenta las acciones terroristas. Es sin duda fundamentalismo católico". No pude más que darle la razón. La obviedad no conocía matices.

Pensemos por lo tanto en estas y otras cosas ya expuestas en artículos anteriores y que ahora aquí no vamos a repetir.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine