El Concello pondrá hormigón en el firme de Orillamar para retrasar su deterioro

El aglomerado necesita renovaciones periódicas, ya que la circulación de 15.000 vehículos diarios provoca daños en el pavimento

11.06.2016 | 02:29
Quejas por el mal estado del muro del cementerio de San Amaro. Los usuarios del cementerio de San Amaro se quejan del deterioro que sufre el muro exterior del camposanto. El desprendimiento de varias de sus piedras ha causado que una parte del muro esté protegido con vallas. El Concello prevé una inversión de 27.000 euros para renovar esta infraestructura. En el ´Dillo ti´ del Gobierno local en Monte Alto, el alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró que el Ejecutivo municipal apostaba por una "reforma integral" del espacio.

El Concello invertirá a lo largo de este año 220.000 euros en la renovación del pavimento de la calle Orillamar. En esta actuación se cambiará el firme que es de aglomerado por hormigón. El Gobierno local considera que, de este modo, no tendrá que acometer tantos trabajos de mantenimiento ni de reforma, ya que el hormigón resiste mejor las condiciones a las que se ve sometida esta vía. Por Orillamar pasan diariamente 15.000 vehículos, entre ellos autobuses, por lo que el firme de aglomerado se deteriora con facilidad.

En mayo de 2012, el Ejecutivo municipal -con el PP con mayoría absoluta en María Pita y Carlos Negreira en la Alcaldía- anunció una reforma en la calle Orillamar de 205.000 euros a cargo de la empresa que, un año antes, se había encargado de poner las losas en el firme de la vía. Para entonces, se eligió el aglomerado, aunque el entonces concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, anunció que se pondría bajo el empedrado solo de las zonas de carga y descarga una base de hormigón para evitar deformaciones.

"Hubo algo de prisa para inaugurarla por las elecciones", había dicho entonces Fernández Prado, que se quejaba de que las baldosas que se habían levantado en varios tramos de la calle Orillamar se habían convertido en un "peligro" para coches y peatones.

En 2012, el Concello acometió también obras con un coste de 50.000 euros para las arcas municipales, para modificar una parte de la red de pluviales.

Esta actuación de poner hormigón en Orillamar no será la única que se realice en el barrio de Monte Alto, ya que se invertirán 100.000 euros en la mejora del aparcamiento de la ronda de Monte Alto y en la reordenación de carriles para ganar espacio y poder crear más plazas de estacionamiento. El Concello prevé habilitar parking en batería para decenas de vehículos con esta reforma.

La obra responde al proyecto del Gobierno local de peatonalizar la calle Marola que, a consecuencia de ello, perderá sus plazas de aparcamiento. El presupuesto destinado a esta peatonalización es de 195.000 euros. El Concello prevé tener en 2017 un camino peatonal entre la plaza de España y la antigua prisión provincial, según adelantó en mayo.

La inversión más importante de las planeadas para Monte Alto en este proyecto es la de 237.000 euros para renovar y mejorar la eficiencia energética de varias calles de la zona de Zalaeta. Se ejecutarán, entre otras actuaciones, cambios en las farolas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine