Una confluencia peligrosa

Vecinos de As Xubias advierten de la gran afluencia de barcos "sin control" a la desembocadura de la ría do Burgo

07.08.2016 | 11:36
Una confluencia peligrosa

No es la primera vez que la estrecha desembocadura que une la ría de O Burgo con el océano Atlántico da algún susto a quien por ella transita, ya sea a nado o en embarcación. El pasado año, sin ir más lejos, los servicios de emergencias tuvieron que socorrer a un matrimonio que, con el motor de su barco averiado y arrastrados por la fuerte corriente, temían ser llevados mar adentro. Este viernes, una pareja de jóvenes tuvo que ser rescatada cuando intentaban cruzar entre el embarcadero de As Xubias y Santa Cristina. Uno de ellos todavía permanece ingresado en estado muy grave y con respiración asistida, mientras que el otro ya se ha recuperado de una leve hipotermia.

Los vecinos de As Xubias, testigos de excepción de lo que ocurre en este tramo donde muere el estuario, alertan de un aumento de la afluencia de barcas "sin ningún tipo de control" a este refugio de la costa coruñesa, conocido popularmente entre los naturales del barrio como A Barra, y que abarca desde el entorno del colegio Santiago Apóstol hasta el embarcadero.

"Es una zona peligrosa, con fuertes corrientes ya que la marea está continuamente subiendo o bajando, pero el rescate del viernes no fue por estos motivos", indican fuentes de los servicios de emergencias municipales, que apuntan a que el rescate de estos dos hombres se produjo unos metros más abajo. "En la esquina de la playa de Santa Cristina que pertenece al término municipal de A Coruña casi siempre hay bandera roja", recalcan.

La alerta ocurrió pasadas las 20.30 horas. Habían pasado dos horas de la pleamar de las seis de la tarde cuando se dio aviso de las dificultades de una pareja de hombres de unos treinta años en medio de las aguas de la ría de O Burgo. Si bien se descartan oficialmente las causas, en el parte de la Guardia Civil se apunta a la posibilidad de que los jóvenes se lanzasen al agua bajo los efectos de alguna sustancia.

El bañista más grave fue socorridos por el servicio de vigilancia de las playas coruñesas y Salvamento Marítimo en una operación en la que también participaron la Policía Nacional y la Guardia Civil. El otro, ya recuperado, recibió la ayuda de una de las embarcaciones que se encontraba en la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine