Multada por suplantar la identidad de usuarios de Tuenti y tratar de estafar a sus contactos

La joven, que tenía 23 años, no logró su objetivo porque las víctimas sospecharon de que era un timo - Les decía que necesitaba dinero para evitar un embargo

02.09.2016 | 01:57

No consiguió su objetivo de estafar a amigos de usuarios de la red social Tuenti suplantando su identidad. Las víctimas con las que contactó sospecharon y, la mayoría, telefoneó a sus amigos reales antes de transferirles los miles de euros que les pedía la procesada haciéndose pasar por ellos para, según les decía, evitar un embargo. La joven, que cuando cometió los hechos en 2011 tenía 23 años, se declaró culpable y aceptó ser condenada a pagar 360 euros por cometer un delito intentado y continuado de estafa. Su abogado llegó a un acuerdo sobre la pena antes del juicio con el Ministerio fiscal

Una joven vecina de la ciudad fue multada por intentar estafar a usuarios de la red social Tuenti. La procesada reconoció ante el juez de Penal 1 de A Coruña que cuando tenía 23 años, en enero de 2011, suplantó la identidad de al menos tres personas creando perfiles "prácticamente idénticos" a los que tenían activos en la plataforma. Una vez que simulaba ser las víctimas, solicitaba a través de internet dinero a los amigos o conocidos que tenían agregados en sus perfiles reales. "Se hacía pasar por los afectados, manifestando mendazmente estar pendiente de la ejecución de un embargo", relata el titular del Juzgado de lo Penal número 1 en la sentencia en la que condena a la imputada, en sustitución de dos meses de cárcel, a pagar una multa de 360 euros por cometer un delito intentado y continuado de estafa. El magistrado tuvo en cuenta la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas, ya que el proceso judicial se retrasó por causas ajenas a la sospechosa.

La joven llegó a demandarle a uno de los perjudicados dinero, ya que la víctima sospechó y contactó con ella a través del perfil de un amigo. En concreto, le solicitó 1.300 euros haciéndose pasar por él. Otra de las personas a las que intentó timar también dudó de que fuese su amigo el que contactaba con él para pedirle efectivo, por lo que decidió llamarlo por teléfono para preguntarle si necesitaba dinero porque le iban a ejecutar un embargo. La víctima lo negó y denunció los hechos. La condenada facilitaba a los perjudicados, que no cayeron en el engaño, un número de cuenta a su nombre para que hiciesen efectivos los ingresos.

"De igual manera actuó en relación a otro perfil de Tuenti, sin que resulte acreditado que hubiera solicitado a personas concretas cantidades de dinero ni la cuantía, en su caso, de dichas peticiones", indica el fallo judicial. Contra la sentencia no cabe recurso, ya que fue dictada bajo la conformidad de todas las partes implicadas en el proceso tras el acuerdo sobre la pena alcanzado por el representante del Ministerio público y la defensa de la sospechosa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine