Análisis de la seguridad en la ciudad Consejos para prevenir robos

La cautela, un vigilante sin uniforme

La Policía Nacional alerta de que la mayoría de los robos en viviendas se producen sin que los ladrones tengan que forzar el portal, por lo que piden que los vecinos no abran a desconocidos

10.10.2016 | 08:58
Tres agentes de la Policía Nacional, durante la investigación de un robo en una joyería del centro.

La Policía Nacional alerta de que algunos de los robos en viviendas y en locales que se registran en la ciudad se pueden evitar solo con un poco de cautela. Los agentes señalan que una de las medidas más eficaces es no permitir que extraños entren en el portal porque, a la luz de sus investigaciones, los ladrones apenas fuerzan los portales, se introducen en las comunidades aprovechando que la puerta está abierta o que algún vecino les facilita la entrada. Aseguran que, mientras los ladrones están en la calle pueden ser vigilados por las patrullas, pero que, una vez que franquean el portal todo se vuelve más complicado

La Policía Nacional asegura que la cautela es una de las mejores armas para combatir los robos tanto en pisos como en locales. El portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Galicia, Benigno Roca, explica que el hecho de que se produzcan "oleadas" de asaltos en la ciudad responde a la manera de actuar de los ladrones. "Casi ninguno, por no decir ninguno de los robos en viviendas de los que tenemos constancia se produjo forzando el portal del edificio. Una vez entran en el portal, ya se mueven con más facilidad y, por la propia operatividad del sistema, no entran solo en una vivienda, lo hacen en muchas más", comenta Roca.

Es por esa razón por la que hay días en los que no se registra ninguna denuncia por este motivo y, sin embargo, otras jornadas hay varias, muchas de ellas, de vecinos del mismo inmueble. El portavoz de la Policía Nacional asegura que la colaboración ciudadana es muy importante en estos casos y también el perder el miedo a llamar para dar la voz de alarma a los agentes. En algunas ocasiones, puede que los indicios no conduzcan a nada pero, en otras, quizá puedan prevenir un asalto.

Para Roca, es también esencial aprender a decir que no cuando un desconocido llama al telefonillo pidiendo que le abran porque va a otro piso. "Si yo no le voy a atender, ¿por qué tengo que abrirle? A lo mejor a quien va a ver tampoco está, así que no tiene por qué subir", explica Roca, que señala que tanto ese comportamiento, como no permitir que extraños aprovechen el momento en el que un vecino sale del portal para entrar ellos, pueden ser claves para evitar allanamientos. "No pasa nada por decirle a alguien que se espere a que salgas para entrar. Con educación, se puede cerrar el portal o decirle a alguien que no le conoces y no le vas a abrir", comenta Benigno Roca. Y es que, una vez que los ladrones entran en los portales desaparecen de la visión de los agentes, que están patrullando en la calle, tanto vestidos de uniforme como de paisano.

Una vez franqueado el portal, los ladrones suelen moverse por las escaleras con mayor libertad, según explican en el 091, ya que los vecinos suelen utilizar el ascensor.

Hay otros consejos clásicos que la Policía Nacional recuerda cada periodo previo a las vacaciones o a los puentes, tales como no publicar en redes sociales las fechas en las que no se va a estar en casa o no comentar los planes que se tienen delante de desconocidos. Hay otros trucos que ayudan a prevenir robos, como dejar bien cerradas tanto las puertas como las ventanas de la vivienda y no cerrar del todo las persianas, así como pedirle a algún vecino de confianza que vacíe el buzón, para no dar pistas de que la vivienda está vacía.

Normalmente, según explica el portavoz de la Policía Nacional, los robos en pisos los ejecutan bandas organizadas y especializadas en este tipo de asaltos que operan de manera itinerante.

En el caso de los locales, Roca diferencia entre los robos que se cometen en negocios como joyerías o bancos, en los que, usualmente, los atracadores necesitan una preparación previa del acto delictivo, de los robos que se cometen, por ejemplo, en supermercados o tiendas. "En estos casos, los actos delictivos los cometen, en su mayoría, personas autóctonas", explica Roca y hace alusión a problemas asociados, como la toxicomanía, la marginalidad y la exclusión tanto social como laboral. "En algunos casos, son más cuantiosos los destrozos que causan que el material que se llevan", comenta el portavoz de la Policía Nacional. Y es que hay robos en bares o en tiendas que responden a la necesidad del ladrón de hacerse con algo que le permita "pagarse una dosis" o algo similar.

Sobre qué es más efectiva, si la vigilancia de los agentes uniformados o la de los que van de paisano, Roca asegura que "la combinación de las dos", ya que una consigue disuadir a los ladrones y la otra, junto con la investigación, atraparlos cuando van a cometer un acto delictivo. Benigno Roca apela también al "sentido común" y a no bajar la guardia cuando se trata de la vigilancia en los establecimientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine