La pirámide invertida del voto

Los electores con menos de 35 años caen un 16% desde 2012 y los mayores de 65 aumentan un 3,5% - Casi la mitad de los jóvenes aún no ha decidido a quién apoyar

13.09.2016 | 03:19
La pirámide invertida del voto
La pirámide invertida del voto

Tras el desplome electoral que sufrió el PP en las elecciones municipales de 2015, su líder, Alberto Núñez Feijóo, apuntó como causa de esta pérdida de respaldo al fallecimiento de cien mil gallegos en los últimos cuatro años. Los populares saben que tienen a sus votantes más fieles entre los gallegos de más edad y aunque esa base social tiende a desaparecer también tienen la oportunidad de seguir ampliando sus apoyos en una sociedad que envejece a pasos agigantados. Porque la ideología sí que entiende de edad y la juventud es rebelde mientras que la arrugas tienden al conservadurismo. Y en Galicia votarán este 25 de septiembre un 16,3% menos de jóvenes que hace cuatro años pero un 3,5% más de mayores.

Esta pirámide invertida favorece, de entrada, al Partido Popular que es la opción preferida entre los votantes de más edad -el 42,9% de los mayores de 65 años declaran su intención de apoyar al PP, según el CIS-. Pero todo dependerá de la capacidad de la izquierda de movilizar a los electores más jóvenes. Aunque tradicionalmente son los más indecisos y los que más se abstienen, el sondeo del CIS apunta de cara a los comicios del 25-S una gran movilización de los votantes de entre 25 a 44 años. Más del 90% asegura que "probablemente o con toda seguridad" irá a votar, un porcentaje que supera al 89,4% de los mayores de 65 años dispuestos a ir a las urnas. En todo caso, es la franja más joven, de 18 a 24 años, donde hay más reticencias a participar en las elecciones puesto que solo al 88,4 por ciento contempla la posibilidad de ejercer su derecho al voto.

La participación de los más jóvenes favorecería, sobre todo a En Marea. El 32,8% de los gallegos de menos de 25 años declaran al CIS su intención de votar esta opción, que también tiene el apoyo del 26,9% de los gallegos de entre 25 a 34 años.

En Marea y el PP son las dos fuerzas que tienen el voto más polarizado por edades. En el PSOE y el BNG hay menos diferencia según los años del votante, si bien los dos obtienen su mayor respaldo entre los electores de 55 a 64 años. Y Ciudadanos, según el sondeo del CIS, tiene más opciones entre un público de 25 a 34 años y de 45 a 54.

En todo caso, y aunque haya una gran movilización de los votantes más jóvenes, son los mayores los que aportan más votos puesto que representan un tercio de todo el censo electoral, mientras que los menores de 35 años solo son el 18 por ciento de todos los gallegos llamados a la urnas el 25 de septiembre.

Entre los residentes en Galicia tienen derecho a voto 2.255.602 electores, de los cuales 665.705 superan ya la edad de jubilación. Son 22.694 más que en los anteriores comicios autonómicos de octubre de 2012. Tienen más peso en el censo electoral y, por lo tanto, su voto es más determinante: si hace cuatro años representaban el 27,9 por ciento, ahora son ya el 29,5% del total.

Por el contrario, en estos comicios están llamados a las urnas 421.048 jóvenes, 82.507 menos que en las anteriores elecciones de 2012. Si los menores de 35 años representaban el 21,9%, ahora son solo el 18,6%.

Son menos también los votantes que se estrenan en esta convocatoria electoral. El 25-S votarán por primera vez 78.172 gallegos con los 18 años recién cumplidos, mientras que hace cuatro años las nuevas incorporaciones habían sido mayores: 82.281.

También habrá menos votantes de entre 35 a 39 años de edad, mientras que aumentará en casi 30.000 personas el electorado de mediana edad (entre 40 a 60 años).

Durante la campaña será importante seducir a los indecisos y estos son mayoritariamente jóvenes, según el último sondeo del CIS. Casi la mitad de los menores de 35 años todavía no se ha decantado por ninguna opción política. Por el contrario, a más edad más claro se tiene el voto. El 72,3% de los mayores de 65 años ya saben a quién apoyar el 25-S y solo un 26% están dudosos.

¿Y donde pueden bailar más estos votos? Dos de cada diez jóvenes de menos de 25 años se plantean si votar al PSdeG o a En Marea y hay otro 12,8% que sitúan la disyuntiva entre la coalición de Podemos, Anova y EU o bien el BNG.

Entre los mayores la principal duda está entre el PP y el PSdeG, tal y como manifiestan un 16,4% de los encuestados en la franja de edad de más de 65 años.

Censo del exterior

Mientras el censo de electores residentes en Galicia cae en 43.582 personas con respecto a las elecciones autonómicas de 2012, sube un 12% el número de emigrantes con derecho a voto. De los 397.382 gallegos que viven en el extranjero y podían votar hace cuatro años se ha pasado a 446.235 que podrán hacerlo en esta convocatoria, una cifra que representa ya el 16% del total.

Sin embargo, aunque cada vez pesan más los emigrantes en el censo electoral los que finalmente ejercen su derecho a voto son una minoría. En los comicios de 2012 solo participó el 3,25% de los residentes ausentes.

La implantación en el extranjero del llamado voto rogado -el elector tiene que solicitarlo previamente para recibir las papeletas- arrojó mínimos históricos de participación en las últimas elecciones gallegas. El problema es que este bajo porcentaje de voto entre los emigrantes hunde las cifras de participación globales en los comicios autonómicos.

El grueso de los gallegos con derecho a voto en el extranjero reside en Argentina. Son más de 156.887 los residentes en este país que pueden solicitar el voto rogado. Le sigue Brasil, con 41.266 electores y Venezuela, con 38.788.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine