Elecciones Generales

Un joven de 17 años propina un puñetazo a Rajoy en un paseo electoral por Pontevedra

La agresión de un menor, detenido y llevado a comisaría acusado de un delito de atentado, causó un moratón en el rostro del presidente, que continuo su recorrido

17.12.2015 | 12:09
Momento de la agresión del joven a Rajoy en Pontevedra
Play
Un joven de 17 años propina un puñetazo a Rajoy en un paseo electoral por Pontevedra
Un joven de 17 años propina un puñetazo a Rajoy en un paseo electoral por Pontevedra
Un joven de 17 años propina un puñetazo a Rajoy en un paseo electoral por Pontevedra
Un joven de 17 años propina un puñetazo a Rajoy en un paseo electoral por Pontevedra

Lo que comenzó siendo un paseo idílico para Mariano Rajoy en su ciudad, Pontevedra, con decenas de personas haciéndose fotos con él y dándole ánimos para ganar las inminentes elecciones generales, terminó ayer con la detención de un menor de edad, A.de V.F., que consiguió acercarse hasta el presidente del Gobierno con la excusa de hacerse un selfie e, instantes después, propinarle un violento puñetazo en la cara. El golpe, que dejó al jefe del Ejecutivo con parte de la mejilla izquierda y el cuello enrojecidos, tomó por total sorpresa a la comitiva, que se encontraba en ese momento a la altura del santuario de la Peregrina, en pleno corazón urbano.

Todo sucedió tan rápido que muchos de los presentes solo se enteraron de la agresión tras escuchar los gritos de algunos ciudadanos que asistían curiosos al desarrollo del paseo electoral por la calle peatonal. Acompañaban a Rajoy el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente del PP de Pontevedra, Jacobo Moreira, entre otros cargos oficiales y del partido.

Eran las 18.50 horas y Rajoy atendía a numerosos pontevedreses que le solicitaban hacerse fotos con sus teléfonos móviles. Entre ellos se coló el joven, de 17 años, que pilló tan desprevenido al presidente que le tiró las gafas con el fuerte golpe. El chaval fue reducido de inmediato por los escoltas del presidente y conducido al portal de una conocida inmobiliaria de la calle entre gritos de personas que apoyaban su actuación y de otras que le recriminaban duramente.

Después fue conducido por una patrulla de la Policía Nacional hasta la comisaría, donde quedó a la espera de pasar a disposición de la Fiscalía de Menores acusado de un delito de atentado.

Según empleados de la citada inmobiliaria, donde el pontevedrés fue retenido mientras no llegaba el coche policial, el menor no se mostró en ningún momento arrepentido por los hechos y llegó a justificar su actuación asegurando que "los políticos nos están robando mientras hay gente que no puede pagarse ni la calefacción". Algunos testigos aseguraron que afirmó estar "muy contento" con lo que acababa de suceder.

En el momento de su traslado, se volvió a producir un revuelo en las inmediaciones de la Peregrina, entre los partidarios de la agresión y los detractores. Con la capucha de la sudadera puesta y esposado, A.de V.F. se limitó a levantar el pulgar de su mano izquierda en señal de victoria, lo que soliviantó todavía más a los presentes en ese momento.

Mientras todo esto sucedía, el presidente del Gobierno continuaba con su programa conducido por el resto de populares y sus escoltas. Obligado a seguir sin las gafas, destrozadas por el golpe, y con la marca de la agresión en la cara, Rajoy dijo sentirse bien y pidió tranquilidad a su equipo y a los ciudadanos que le mostraron su apoyo. "La verdad es que nos sorprendió su entereza. Pidió tranquilidad a los guardaespaldas y quiso continuar el tramo que le quedaba", aseguró a este diario Jacobo Moreira, que no se separó en ningún momento del presidente del Gobierno. Asimismo, la ministra Ana Pastor instó a la comitiva a continuar. "No montéis espectáculo. Seguid, seguid", les dijo a la vez que caminaba junto a Rajoy.

Lo cierto es que el suceso alteró por completo el transcurso del paseo electoral. El grupo recorrió apresuradamente los metros que distaban entre la capilla la A Peregrina y la calle Castelao, donde el coche oficial recogió al jefe del Ejecutivo, que se fue camino de A Coruña con Alberto Núñez Feijóo para participar en otro mitin electoral.

El paseo de Mariano Rajoy duró poco menos de una hora y se desarrolló con relativa tranquilidad. Comenzó ante la Subdelegación del Gobierno, en la plaza de España y continuó por la calle Michelena, donde el presidente fue parado en múltiples ocasiones por ciudadanos que querían fotografiarse con él, muchos de ellos acompañados de niños.

En el recorrido Rajoy se paró a hablar, entre otros, con la conocida centenaria Aquilina Alonso, que siguió el paseo desde su silla de ruedas, y visitó también al pastelero Ernesto Solla. "Te dije que te lo traería y te lo traje", dijo Pastor al dueño de la pastelería Solla. Antes de que tuviese lugar la ya histórica agresión, se vivieron ciertos momentos de tensión entre ciudadanos que discutieron sobre la permanencia de Ence en la ría.

Ya en la ciudad coruñesa, Rajoy quiso bromear sobre lo sucedido y dijo que había pegado muchos carteles cuando era militante de base "y aún ahora pegan, en la provincia de Pontevedra, mucho". En un tono más serio apeló después a la "moderación" y a "huir de los extremismos".

También la ministra de Fomento, Ana Pastor, que en el momento de la agresión se encontraba al lado de Rajoy, subió después un tuit en el que aseguró no tener "palabras" para expresar su "indignación" por la "agresión" de la que ha sido "víctima" por las calles de Pontevedra.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró tras la agresión que Galicia y España "no quieren extremismos, agresividad ni violencia" porque son "respeto y libertad" y por ello auguró que Rajoy volverá a ser el presidente del Gobierno después de las elecciones del próximo domingo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine