13 de noviembre de 2009
13.11.2009

Detenida por simular ser una vecina para deshacerse de su hijo recién nacido

La joven, que tiene 23 años y es colombiana, llamó al servicio de emergencias y dijo que había encontrado a un bebé en una parada de autobús E Dio a luz en un piso de Os Castros

13.11.2009 | 09:41
Imagen de la zona donde la joven entregó al bebé.

La policía detuvo a la joven de 23 años de nacionalidad colombiana que entregó a su hijo recién nacido al servicio de emergencias 112 el jueves de madrugada tras dar a luz en un piso de Os Castros. La madre del bebé telefoneó al 112 pasadas las 00.30 horas, se hizo pasar por una vecina y aseguró que había encontrado a un niño abandonado en la parada de autobús situada a la altura del número 17 de la avenida de A Pasaxe. El personal sanitario alertó entonces a la Policía Nacional, que se desplazó hasta el lugar de los hechos.

Al llegar allí, los médicos y los agentes localizaron a la joven con el niño en brazos. La mujer insistió en que se había encontrado al pequeño, pero los policías sospecharon de su versión e interrogaron a la chica. En cuanto escuchó que iban a llamar a la Policía Científica y Judicial, la joven confesó que era la madre del bebé y que había dado a luz sola, según aseguran fuentes de la investigación.

La chica explicó a los agentes que no podía hacerse cargo del niño, que acababa de nacer hacía unas horas, y que había llamado al servicio de emergencias para entregarlo de forma segura para que su vida no corriese peligro. La madre del bebé insistió en que no quería abandonarlo, pero dijo que no podía tenerlo. El personal sanitario trasladó al niño y a la joven en una ambulancia medicalizada al hospital Materno infantil Teresa Herrera, donde permanecen ingresados. El recién nacido y su madre, según fuentes del centro hospitalario, están en perfecto estado de salud y les darán el alta en los próximos días.

La joven, según fuentes cercanas al caso, ingresó en el hospital porque le quedó parte de la placenta dentro, pero está fuera de peligro. Tanto la mujer como el bebé están bajo custodia policial y se encuentran en lugares separados dentro del Materno Infantil. El personal del hospital afirma que el caso no es competencia del centro, sino del Juzgado y de los Servicios Sociales. Agentes de la Policía Nacional harán guardia permanentemente en la puerta de la habitación donde está ingresada la joven hasta que se cierre la investigación del caso.

Fuentes policiales aseguran que la chica tuvo a su hijo en brazos hasta que llegó el personal sanitario, por lo que no podrá ser acusada de abandono ni de poner en peligro la vida de la criatura. El juzgado que esta semana ejerce las funciones de guardia esperaba ayer por la mañana a que la policía le remitiese el atestado de los hechos. El juez aguardará a que los agentes le remitan la información para determinar el tipo de delito que pudo haber cometido la joven.

La mujer estará detenida, y por tanto custodiada por los agentes, hasta que los investigadores cierren las diligencias sobre el caso. Fuentes policiales aseguran que no es "factible" que la chica permanezca detenida y pase a disposición judicial. "Lo más lógico sería que desde el juzgado la advirtiesen", sostienen las mismas fuentes. La arrestada, por tanto, quedará en libertad en los próximos días salvo que el juez indique lo contrario.

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1, que es el que esta semana está de guardia, es el que decidirá cuando se cierre la investigación policial si la mujer cometió algún delito. La joven podría ser acusada de alterar la maternidad, un delito por el que podría ser castigada a penas de prisión que van entre los seis meses y los dos años.

Los trabajadores del departamento de servicios sociales de la Consellería de Traballo e Benestar se harán cargo del bebé, que permanecerá unos días ingresado en el hospital. La madre insiste en que no puede mantenerlo y está convencida de entregarlo a los servicios sociales. Los técnicos enviarán al niño al Hogar Infantil Fernando Romay, la antigua casa cuna, que está situada en la calle Joaquín Planells, en la zona de la estación de tren.

La Fiscalía de Menores no actuará en este caso porque la madre entregó a su hijo a la policía en perfecto estado de salud y estuvo con él hasta que llegaron los agentes. La Consellería de Benestar le comunicará al Ministerio público encargado de los delitos relativos a menores el destino del niño cuando le den el alta en el Materno infantil. De este modo, la Fiscalía tendrá constancia de dónde se encuentra el menor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados

esquelasfunerarias.es