09 de septiembre de 2012
09.09.2012
La protección de los edificios fabriles

El patrimonio industrial en tres edificios

La Fábrica de Tabacos, la de Coca-Cola y el concesionario de la Seat son los tres últimos inmuebles comerciales o fabriles catalogados en la revisión del plan general de ordenación . Dos de ellos están en uso

09.09.2012 | 07:05

Con la licencia de derribo del concesionario de Citroën en el número 117 de General Sanjurjo, desaparece uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial de la ciudad. El Gobierno local decidió retirarle la protección que le había otorgado el equipo redactor del plan general y en el documento urbanístico solo quedan ahora como recuerdo del pasado fabril de A Coruña tres edificios: la Fábrica de Tabacos, la de Coca-Cola y el otro concesionario de coches, el de Seat, en la avenida Alfonso Molina. Estos dos últimos, además, siguen teniendo su uso original, tras ser construidos en entre las décadas de los 50 y 60. Tabacos es el inmueble más antiguo, data de 1808, y, tras ser sede de Correos cerró sus puertas, y su actividad tabacalera, en 2001. Las promesas de recuperación de su valor arquitectónico se repiten sin que la obra comience en la plaza de A Palloza. El resto de inmuebles protegidos, más de 200, tienen, principalmente, uso residencial, aunque los bajos suelen ser locales comerciales.

. Tabacalera. La Fábrica de Tabacos ya estaba catalogada en los planes generales anteriores, los de 1985 y 1998, por sus "calidades artísticas y de diseño". Fue construido en 1808 y reformado en 1908, a cargo de Antonio de Mesa y Álvarez. En aquel momento ya tenía las dimensiones actuales, con cuatro patios interiores, aunque originalmente el edificio era más pequeño y solo tenía un patio. En el siglo XVIII era el arsenal de los Correos Marítimos, pero en 1802 este servicio se traslada a Ferrol y el edificio se acondiciona para albergar la tabacalera. Con los diversos cambios, su estilo es "ecléctico" y tiene, según los redactores del plan, una decoración "sencilla" en su fachada. Además del edificio principal, tienen valor la verga de hierro que cubre la entrada o la torrecilla con reloj de campana, parado desde hace más de una década.

Las tres plantas que tiene el inmueble están, tal como aparece reflejado en la ficha del plan, "sin uso", y, añade, su estado de conservación es "malo". Eso sí, el documento urbanístico apunta a que la antigua factoría está "pendiente de rehabilitación" y apunta que se utilizará para "funciones administrativas del Ayuntamiento". Por ahora, la promesa de la Xunta es renovarlo y destinado a uso judicial.

. Concesionario Seat. El plan general afirma que el concesionario de Seat, en Alfonso Molina, es un "hito" que marca la "reincorporación" de Galicia a la arquitectura moderna tras la Guerra Civil. El coruñés Andrés Fernández-Albalat se inspiró en la arquitectura de volúmenes acristalados de los americanos de los años 50, y en Mies van der Rohe, para crear el edificio, que estuvo rematado en 1965. El inmueble sirvió de base, recuerda el documento urbanístico, para que la marca de automóviles diseñara otros edificios en el resto de España. Su imagen exterior, según los redactores del plan, es "clara, aséptica y contemporánea", con el protagonismo del vidrio y el "apéndice cilíndrico" para exposición de coches. Su estado de conservación es "bueno" y la ficha destaca que continúa "en pleno uso". Esta construcción se incorpora en este plan general al catálogo, ya que nunca había estado protegido por el Concello.

. La Coca-cola. También es novedad en el plan general la protección de la fábrica de Coca-Cola, en Peñarredonda. Y tiene también en común otras muchas cosas con el concesionario. También se construyó entre finales de los 50 y principios de los 60 y es obra del mismo arquitecto, aunque en colaboración con otro coruñés, Antonio Tenreiro. También tiene influencia de la arquitectura estadounidense acristalada de los años 50, con una imagen exterior sencilla y aséptica. En este caso, los diseñadores supervisaron las ampliaciones que se realizaron a posteriori y que posibilitaron que el edificio sigan en uso. El estilo es moderno, como el concesionario de Seat, aunque en este edificio se añade que también es racionalista.

Los dos edificios son de propiedad privada y, con la catalogación que tendrán, una vez entre en vigor el plan, deberán conservarlos en buen estado y con su uso actual. No pasó lo mismo con el concesionario de Citroën que desaparecerá en próximos meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine