26 de marzo de 2015
26.03.2015
Antonio Izquierdo Catedrático en Sociología y experto en migraciones

"Esta emigración es, hasta cierto punto, por desesperación e impaciencia"

"Ante el panorama del subempleo, que una enfermera trabaje de dependienta, y la previsión de que eso se prolongue, se marchan fuera"

26.03.2015 | 01:00
El catedrático Antonio Izquierdo.

Antonio Izquierdo es catedrático en Sociología en la Universidade da Coruña y experto en migraciones. Asegura que la actual emigración, que ha elevado un 25% en cuatro años el censo de coruñeses residentes en el extranjero, se debe a la "falta de expectativas", al "desempleo o al subempleo"

-¿A qué se debe la subida del 25% en cuatro años en el censo de coruñeses en el extranjero?

-Se debe a que las expectativas de poder encontrar un trabajo dentro de la provincia de A Coruña que sea acorde con sus calificaciones es una posibilidad muy remota. El panorama puede ser el desempleo o el subempleo.

-¿Qué es el subempleo?

-Que una enfermera trabaje de dependienta. Ante ese panorama y la previsión de que eso se prolongue, se marchan fuera. Es una emigración por falta de expectativas y, hasta cierto punto, de desesperación o de impaciencia, de no ver que aquí se pueda solucionar el asunto en un plazo de tiempo breve, tanto que ellos lo puedan ver.

-¿Es una emigración que afecta, sobre todo, a los jóvenes de la población?

-De 20 a 35 años. Teniendo en cuenta que la esperanza de vida supera los ochenta, son jóvenes y están en plena edad activa. Esa gente no quiere dilapidar sus mejores energías sin un horizonte laboral. Para tener dos años trabajados, aquí, necesitas seis y lo que estos jóvenes quieren es tener dos años trabajados en dos años.

-¿Cómo se puede notar la falta de estos jóvenes en el desarrollo de la ciudad?

-Lo que nos plantea esta emigración son dos asuntos: nuestro mercado de trabajo no es capaz de emplear a las clases medias. Nuestra universidad produce profesionales y graduados y el mercado de trabajo no necesita personal tan cualificado o necesita a pocos cualificados. No es culpa de la universidad, ya que lo que tiene que hacer es dar formación profesional y cultural a sus alumnos. Es culpa de un mercado de trabajo que no genera empleo cualificado. Está mal preparado para competir en la globalización.

-¿Se nota en las votaciones?

-En mi opinión, el voto no es generacional sino relacional. El voto se orienta por el entorno en el que vives y su contexto. El voto no es tanto de coetáneos sino de contaminación de experiencias, de contemporáneos. Si tú me dices quién es tu grupo de relación, seguramente acertaré al decirte a quién votas, más que si me dices cuál es tu edad. Ahora hay mucho desapego respecto a la relación con la política, fruto de la mala gestión y de la corrupción. Es un desapego explicable, que tiene fundamento. Los hay también que tienen apego a su nueva realidad, a la ciudad en la que viven. También es cierto que la disminución de participación política se debe, en muchos casos al desapego, y a la distancia. Ambas disminuyen el número de electores y socavan la democracia, la debilitan. Que eso sea intencionado o no, no lo podemos saber, pero sí que la socavan, tanto si se van, como si no quieren votar.

-Estos jóvenes que no podrán votar en las municipales, sí podrán hacerlo en las generales, ¿será representativo el descontento de los jóvenes que emigraron por falta de expectativas? ¿Puede derivar en un apoyo a nuevas fuerzas políticas que condenan la manera en la que se han hecho las cosas hasta ahora?

-El voto en las elecciones generales es más ideológico que el de las municipales. Es probable que, cuanto más general sea el voto y cuanto más lejos esté uno, más vote por recuerdo. Cuando uno está más cerca vota por concienciación y por el contexto en el que vive. No es extraño que uno se desentienda más de una elección autonómica o local que de una general, porque tiene más esperanzas en las generales porque el cambio es más global.

-Los líderes de Podemos, por ejemplo, se enmarcan en esa generación precaria que ha tenido que emigrar, ¿esta circunstancia podría redundar en votos para ellos en las generales?

-La campaña exterior la están haciendo bien porque tratan de movilizar a los electores y tienen las redes sociales como instrumento organizativo. De favorecer a alguien el voto exterior lo haría a partidos nuevos, a Podemos y, seguramente, a Ciudadanos si entra gente joven, para los que tengan un voto conservador pero no quieran dárselo a los que están. En Ciudadanos tienen una opción de centro-derecha. El 15% de Podemos en las elecciones andaluzas es un suelo. Lo más probable es que esa cifra en las generales, sea superada. Es probable que estos jóvenes se vinculen más a estas opciones porque es un voto más de protesta. No hace falta que te digan qué va a hacer tu alcalde sino que necesitas que te digan algo que a ti te toque y los mensajes generales siempre llegan más que los locales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es