24 de diciembre de 2017
24.12.2017
Emprendimiento Negocios que nacen de aficiones

"Sentimos vértigo, pero el producto ya había funcionado en Venezuela"

"A Rossi siempre se le dio bien trabajar con las manos, tiene mucho talento para crear. Sus joyas son únicas"

24.12.2017 | 01:24
Carolina y Rossi López, en su tienda, de Federico Tapia.

La pérdida de un trabajo, una ilusión, la desmotivación de un empleo fijo que no llena o la precariedad laboral son algunos de los motivos que han empujado a algunos emprendedores a abrir sus negocios. Algunos descubrieron su vocación por casualidad, y a otros ya les rondaba la idea en la cabeza de montar su propio negocio hasta que decidieron dar un paso al frente. Todos cuentan orgullosos cómo se han posicionado en el mercado. Coinciden en que la tranquilidad no existe cuando tienes tu empresa y destacan la satisfacción de trabajar para uno mismo. Y, sobre todo, el privilegio de poder vivir de sus aficiones

Rossi López Orfebrería es un proyecto muy personal, que nace en Venezuela a principios de los años 2000 de la creatividad de su fundadora. "A mi hermana siempre se le dio bien trabajar con las manos, tiene mucho talento y, poco a poco, empezó a formarse en técnicas de soldadura y calado, lo hacía cuando estaba en la Universidad, en sus tiempos libres, y le vendía las piezas a sus amigas. Poco a poco se fue dando cuenta de que el producto gustaba, así que, empezó a buscar mejores materiales para hacer las piezas", explica su hermana Carolina, que se encarga de atender la tienda, en la calle Federico Tapia. Cuando Rossi López decidió que su producto ya tenía la calidad suficiente para dar un paso más, se decidió a montar varias tiendas. "Le iba realmente bien pero con la crisis mundial, hace un par de años se vino para A Coruña, donde yo llevo viviendo más de veinte, para entonces yo también me había quedado sin trabajo, así que, nos decidimos a comercializar el producto aquí", cuenta Carolina. Por su experiencia, sabían que sus joyas se vendían mejor cuando estaban en la calle y los clientes podían admirarlas en un escaparate. En 2015 dieron un primer pasito abriendo una tienda en internet y acudiendo a alguna feria, pero a finales de 2016 abrieron sus puertas en la calle Federico Tapia. ¿Sabían que iba a funcionar? Carolina no tenía dudas porque confía "en el talento" de su hermana y en que lo que hacen es "algo único", aunque sí que sintieron "vértigo" ante esta aventura. La base de sus joyas es el bronce o el cobre, pero todas llevan un baño de oro de 18 quilates y se complementan con productos naturales, como piedras, semillas o cueros. "Teniendo en cuenta que ella ya había comercializado el producto en Venezuela y que había tenido éxito y que yo conocía muy bien la ciudad y que vendíamos un producto único, teníamos muchas ventajas", concluye Carolina, que asegura que, con tan solo un año de vida, tienen clientes y que, si bien no tienen pérdidas, hay mucho margen de mejora. "Daría bien para una persona", dice López, que confía en que las ventas suban.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine