11 de junio de 2018
11.06.2018

Nuevas obras en la depuradora de Bens obligan a verter a la costa durante unos días

El Concello prohibirá el baño en O Portiño y Augas de Galicia requiere vigilar el resto del litoral próximo - El Concello descarta contaminación n Las instalaciones acumulan reparaciones desde su apertura

11.06.2018 | 16:53
Vertido en la costa de la depuradora, en mayo de 2016.

La depuradora de Bens prevé verter directamente en la costa durante unos cinco días. En principio, y a falta de permisos, está programado a partir del día 19 de este mes. En lugar de trasladar el agua que llega a la depuradora desde las redes de saneamiento a través del emisario 800 metros mar adentro y en profundidad, saldrán ya en el litoral por trabajos para reparar la compuerta de cierre del tubo submarino. El Concello de A Coruña informa de que es una obra pagada por la Confederación Hidrográfica y, aunque asegura que el vertido será solamente de agua depurada y que no habrá contaminación, se cerrará al baño O Portiño "por seguridad". Además, Augas de Galicia ha requerido a la sociedad que dirige la depuradora que realice una vigilancia especial durante las obras en el resto de la costa que pueda resultar afectada, como Suevos, en Arteixo.

El emisario de la depuradora ha sido objeto de trabajos de reparación, al igual que la estación, desde poco tiempo después de la recepción de la obra, que se inauguró en 2011 con más de una década de retraso. Fue después de entrar los concellos de la comarca en la sociedad pública que gestiona la EDAR que se desvelaron las deficiencias con las que se recepcionaron las instalaciones, una década más tarde del plazo que daba la UE para que todos los núcleos de más de 20.000 habitantes depurasen obligatoriamente sus aguas y bajo amenaza de sanciones comunitarias al Estado por incumplir la legislación.

Un informe hecho público por este periódico en 2014 revelaba, como defecto principal, que el emisor de la depuradora tenía fugas. Detallaba que, aunque se había construido de acuerdo al proyecto, tras dos años en funcionamiento ya presentaba otras necesidades de mejoras, como el la construcción de un nuevo transformador, cubrir la subestación eléctrica, climatizar las salas de máquinas y ampliar el pozo. En junio de 2016, los responsables de la EDAR informaban de que el emisario volvía a funcionar después de los arreglos, que la Confederación Hidrográfica Miño-Sil obligó a asumir a la adjudicataria, Dragados, que ya había sobrepasado el presupuesto y el tiempo de ejecución previstos en la primera planificación.

Ya a mediados de 2016, la depuradora vertió directamente a la costa. Ante las denuncias de los vecinos y habituales de la zona, los responsables de la depuradora explicaron que, como en este caso, se debía a reparaciones en el emisario y, ante las denuncias de espuma a la vista de los viandantes y malos olores, aseguraron que el agua salía depurada. Así lo afirman también sobre el vertido que prevén iniciar el día 19. Fuentes municipales indican, además de que "no hay peligro para el medio ambiente", que estas reparaciones en la compuerta de cierre del emisario submarino forman parte del conjunto de trabajos sufragados por la Confederación Hidrográfica y que no habrá afección a las playas más concurridas como Riazor y Orzán.

La EDAR tuvo que solicitar permiso para el vertido a Augas de Galicia que, en su respuesta, sugirió que, "ante una posible situación de contaminación microbiológica", aplazasen las obras para el 30 de septiembre, una vez finalizada la temporada de baño o, en su caso, tomar una serie de medidas de precaución. La EDAR decidió mantener las fechas previstas al insistir su director, Carlos Lamora, en que el agua saldrá depurada y que el servicio público que ofrece la depuradora debe prevalecer sobre las actividades de ocio. Fuentes municipales añaden que se escogió junio porque es, a priori, una de las épocas del año en las que entra menos agua en la planta, una previsión que han podido alterar las continuas lluvias de estos días.

La sociedad se compromete a avisar a los concellos de A Coruña y Arteixo, cerrar al baño la playa de O Portiño con carteles e "intensificar la vigilancia del resto de las zonas de baño próximas al punto de vertido", como Suevos. La previsión de la EDAR es realizar también análisis por si el vertido causase presencia de bacterias propias de las aguas fecales. Habrá que avisar a la Dirección Xeral de Saúde Pública, responsable del control de las aguas de baño en Galicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine