03 de diciembre de 2018
03.12.2018

El Concello refuerza el control de plagas en palmeras de la ciudad

Se han detectado seis casos de infección por el escarabajo del picudo rojo

03.12.2018 | 15:50
El Concello refuerza el control de plagas en palmeras de la ciudad

La concejalía de Medio Ambiente reforzará las medidas de prevención tras detectar seis casos de infección por el escarabajo del picudo rojo en palmeras de la ciudad. Se trata de una plaga que les provoca la muerte. Uno de los casos ha sido detectado en Santa Lucía, tres en Eirís, uno en Cabana y otro en Ciudad Jardín. La concejala María García explica que la palmera infectada situada en terreno municipal será talada en cuanto finalicen las lluvias y llegará a acuerdo con los propietarios de palmeras afectadas por la plaga para tratar de frenarla.

El Concello está realizando un inventario de palmeras privadas para completar el que ya dispone sobre arbolado municipal. El censo permitirá vigilar y controlar los ejemplares de manera periódica. En caso de detectarse una posible infección, se establecerá un perímetro de control para proceder a su fumigación. Las medidas de actuación podrán ser correctivas, en las que se elimina una parte de la palmera afectada, o, si el riesgo de propagación es mayor, se optará por la tala. El plan de acción contempla también la coordinación con otros concellos del área metropolitana.

Entre las palmeras con mayor valor histórico y ambiental de la ciudad, las situadas en la Rosaleda, Ciudad Vieja y los jardines de Méndez Núñez, se encuentran ejemplares con más de 100 años. El Concello instaló recientemente en 75 de estos ejemplares un sismógrafo que permite detectar la plaga en su fase inicial debido a la vibración que produce el picudo.

La actuación se completará ahora con la aplicación inmediata del nematodo así como de insecticidas por endoterapia, un sistema que se introduce directamente en la savia del árbol. Será personal cualificado el encargado de realizar las tareas y el Concello propondrá la actuación en parcelas privadas.

El picudo rojo llegó a la Península hace 25 años procedente de Asia. Es muy dañino para las palmeras, en especial para las especies canaria y datilera, ya que ataca desde el interior y cuando los síntomas externos son visibles su deterioro ya está muy avanzado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es