29 de agosto de 2019
29.08.2019
La Opinión de A Coruña

Integración a través del silencio

Ciudadanos pedirá en el pleno que se instaure una hora sin ruido en todas las fiestas de la ciudad para que disfruten de ellas las personas con autismo

28.08.2019 | 21:12
Asistentes a la Romería de Santa Margarita.

Las fiestas son para todos. Así lo entiende la Asociación de Padres de Personas con Trastorno del Espectro Autista (Aspanaes), que hace unos días estuvo presente en las celebraciones de Novo Mesoiro para llevar a cabo la iniciativa de una hora sin ruido. El objetivo es crear un ambiente tranquilo en las atracciones para que los autistas también puedan disfrutar de ellas. Ahora Ciudadanos respalda esta actividad y llevará al próximo pleno, el 12 de septiembre, una moción para debatir sobre la instauración de esta hora sin ruido en todas las fiestas de A Coruña "para que los niños con autismo, problemas auditivos o con parálisis cerebral puedan acceder a las mismas de manera normalizada", según explica Mónica Martínez.

Las personas con autismo, con mayor sensibilidad auditiva, se encuentran en un "conflicto" interno cuando están rodeados de carruseles y tómbolas. "A ellos les gusta, como a cualquier niño. Quieren estar en la fiesta, pero el ruido les genera irritación. Y, claro, se enfadan", cuenta la presidenta de Aspanaes, María José Álvarez, quien revela que "también las familias tienen que lidiar con ese estrés".

La idea, por tanto, es reservar un periodo de tiempo en cada celebración para que el silencio le gane al ruido. "Debemos reflexionar sobre qué mundo queremos y cambiarlo. Todos disfrutan por igual sin ruido. Así logramos un mundo más amable", cuenta Álvarez, que opina que lo mismo debería hacerse con los fuegos artificiales. "La tecnología nos permite hacer un alarde visual sin necesidad de ruidos excesivos", comenta la presidenta de Aspanaes, asociación que cuenta ya con 600 usuarios.

La portavoz de Ciudadanos asegura que la iniciativa "beneficia a todos, aunque esté pensada para un colectivo concreto". A Mónica Martínez le parece que las horas sin ruido que se desarrollaron en Novo Mesoiro "no pueden quedar en un gesto simbólico", sino que debe ir "más allá". Su intención es que se implante en todas las fiestas.

María José Álvarez explica que esta es "una labor de años" y ahora que hay "mucha concienciación" sobre las personas autistas y se sabe "más sobre cuáles son sus necesidades", es el momento de dar un paso adelante. "Las familias demandan estas actividades porque quieren que los niños disfruten de las fiestas", señala.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es