01 de marzo de 2020
01.03.2020
Contra la soledad y la exclusión de los mayores en la ciudad

Un censo para evitar el desamparo

El Concello inicia el padrón para controlar a los mayores que viven solos y comenzará a enviar cartas a los usuarios en próximos días. Decide si incluirá a los mayores de 65 o solo a los mayores de 70

29.02.2020 | 22:36
Una mujer mayor camina sola por Riego de Agua.

Un control sobre mayores que viven solos. Es el objetivo que se ha marcado el Concello para evitar que estas personas fallezcan solas en sus hogares sin que vecinos o familiares se den cuenta, como ocurrió hasta en diez ocasiones el año pasado. El área de Benestar Social quiere incluirlos en la vida de barrio, a través del programa 'Redeiras', pero también que formen parte de un censo mediante el cual se les ofrecerá teleasistencia gratuita. También se les informará de actividades de ocio para que se relacionen con otras personas. En los planes municipales figuran también los voluntariados, para que los más jóvenes se impliquen en esta iniciativa y acompañen y ayuden a aquellos que están solos en su día a día

Durante los próximos días, el Concello empezará a enviar cartas a personas mayores para iniciar la creación de un censo que permita tener un control de aquellos que viven solos. La concejal de Benestar Social, Yoya Neira, desvela que todavía se está estudiando si incluir en este registro "a las personas mayores de 65 años o empezar por las de 70".

El objetivo es combatir la soledad de estos usuarios y ofrecerles actividades para que se relacionen con otras personas. "El censo nos permitirá situarlos en el mapa porque, por ejemplo, las personas que fallecieron en sus hogares el año pasado no eran usuarios de servicios sociales", cuenta.

De los 245.711 habitantes que tiene A Coruña, 60.340 tienen más de 65 años, por lo que estas iniciativas están enfocadas a una cuarta parte de su población.

Además de ofrecer alternativas de ocio a estos mayores, el censo acercará la teleasistencia gratuita a más personas. Se trata de un dispositivo que permite, ante cualquier situación de emergencia y con tan solo apretar un botón, comunicarse con la central, atendida por personal especializado, para dar respuesta al problema que tenga el anciano.

La intención del Concello es involucrar a estas personas en la vida diaria de los barrios y en las actividades de los centros cívicos para hacerles un seguimiento, siempre que sea posible. El PSOE incluyó esta iniciativa en su programa electoral, en el que también figuraba el fomento de nuevos tipos de viviendas compartidas para mayores y jóvenes.

Aquí también juega un papel importante el programa Redeiras, creado por Marea Atlántica en el mandato anterior. La iniciativa para la atención de personas mayores en situaciones de soledad fue impulsada, en un primer momento, por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña. Así, las farmacias ayudarían a detectar posibles casos en los que los recursos, tanto municipales como de otras administraciones, puedan mejorar la vida de los usuarios que viven solos. "Queremos que los centros cívicos también se unan a Redeiras, así como las tiendas de proximidad. Que se implique todo el barrio", explica Yoya Neira.

En los planes del Concello para ayudar a los ancianos figuran también los voluntariados. "Vamos a ser intermediarios para que las entidades nos digan qué es lo que necesitan y no se centre solo en acompañamiento", detalla la concejal de Benestar Social, que destaca la labor de los centros cívicos de la ciudad, con una gran oferta de actividades. "Sin embargo, hay una parte de la población que no va a esos centros cívicos. Por eso queremos hacer el censo, para llevar un control", analiza la edil.

Neira señala que "ahora que los presupuestos ya están aprobados", se podrán llevar a cabo"actividades"para mayores, que contribuyen al envejecimiento activo. Sobre la teleasistencia, fuentes municipales informan de que, de momento, "no ha habido una variación considerable en el número de personas solicitantes", aunque esperan un crecimiento tras la creación del censo.

Es la Cruz Roja, a través de un convenio con el Concello, la que entrega a los usuarios las pulseras o medallones que están conectados a la línea telefónica para que, en caso de problema, el usuario pueda comunicarse con una central atendida por personal especializado.

Pero la ayuda a mayores de la Cruz Roja en A Coruña no acaba aquí. Cuenta también con acompañamiento en el domicilio o para hacer gestiones, centros de día, clases de nuevas tecnologías o de gimnasia, y transporte adaptado. En 2019, estas actividades, incluyendo la teleasistencia, contaron con un total de 4.396 usuarios,detallan fuentes de la institución.

Hasta ahora era el anciano el que tenía que solicitar el servicio de teleasistencia, pero el Concello prevé ofrecerlo una vez realice el censo, para tener constancia de las personas que lo necesitan. "Entendemos que lo pedirán aquellas personas que se encuentren en una situación más vulnerable", apunta la concejal.

Para recibir este servicio, la persona mayor solicitante no puede tener problemas auditivos o cognitivos y deberá vivir sola o pasar buena parte del día sin ningún tipo de compañía.

Además, el Gobierno local simplificará los trámites para adquirir el dispositivo. Mientras que antes era necesario hacer una visita en el domicilio, ahora se pedirá una entrevista y se realizará una valoración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es