Marea Atlántica evaluó los dos años de mandato del Gobierno local como una “gran decepción” y acusó a la alcaldesa Inés Rey de haber virado hacia la derecha desde el año pasado.

Según el grupo municipal, las urnas le dieron ese año “el mandato de construir una mayoría progresista” en la ciudad, pero Rey eligió gobernar “en minoría absolutista” y, a partir de septiembre de 2020, se desplazó hacia posturas de derecha. Esta orientación política, de acuerdo con Marea, es “evidente” por la decisión de incorporar a la edil Mónica Martínez, que fue elegida en la lista de Ciudadanos pero que dejó el partido antes de integrarse en el Gobierno local. Marea la califica de “tránsfuga”. Otra prueba, de acuerdo con el grupo de la oposición, sería la negativa de la alcaldesa a “negarse a debatir siquiera los presupuestos para este 2021”.

La formación también señala que ha apoyado al Gobierno local en los “principales acuerdos”, la investidura y la aprobación de las cuentas de 2020, para “no repetir el bloqueo que sufrió Xulio Ferreiro”, el anterior alcalde y miembro de Marea. Sin embargo, “la única respuesta de Inés Rey ha sido centrarse en la propaganda y en el ladrillo”. Marea acusan al Gobierno local de seguir “con las cuentas prorrogadas”, sin una nueva edición del Presco y firmar los nuevos convenios con entidades de la ciudad “tras vetarlos ilegalmente en el pleno”. “Lo único que va viento en popa es el regreso de la especulación inmobiliaria”, afirma la formación de la oposición.