Kiosco

La Opinión de A Coruña

Trabajadores de instalaciones deportivas prevén movilizarse por mejoras salariales

La concesionaria se niega a consolidar el incremento del IPC en la nómina y pide abonarlo como atrasos y a plazos u Recogen firmas para que el Concello fuerce a la empresa al pago

Trabajadores de conserjería de las instalaciones deportivas municipales, con las firmas. | // VÍCTOR ECHAVE

Los trabajadores de la concesionaria del servicio de conserjería de las instalaciones deportivas municipales exigen al Concello que medie en el conflicto abierto con la empresa Serviplus, a quien le exigen que actualice sus salarios con el IPC, en cumplimiento del convenio colectivo autonómico que rige para el desempeño de sus funciones. El comité de empresa explica que el Gobierno local le ha hecho un requerimiento formal a la concesionaria para que cumpla el texto, pero no especifica en qué términos ha de hacerlo, ya que Serviplus interpreta que no tiene que consolidar el incremento en la nómina —para que las subidas posteriores no se acumulen— y los trabajadores defienden que sí. Actualmente, los conserjes están cobrando el salario que tenían en 2021 sin ningún tipo de incremento.

“La empresa reconoce que nos debe el IPC, nos dice que nos lo paga, pero como atrasos del año 2021 y que no nos lo consolida en la nómina. Entonces, en 2023 vamos a seguir cobrando lo mismo que en 2021, porque no se nos acumula esta subida y además, Serviplus nos pide tres plazos para pagar”, comentan fuentes del comité de empresa. Los casi 80 trabajadores que prestan servicio en las instalaciones deportivas municipales han empezado a recoger firmas para que los usuarios les muestren su apoyo y no descartan realizar otro tipo de acciones, como movilizaciones, con el objetivo de que o bien Serviplus acceda a consolidarles el IPC en la nómina o bien que el Concello le fuerce a ello.

“A todas las personas que le preguntamos, abogados, sindicatos... Todos nos dicen que es clarísimo, que tienen que consolidar la subida del IPC. Creemos que la empresa quiere dilatar la situación. En 2020 ya nos hizo lo mismo. Teníamos aprobada una revisión del salario en julio y en septiembre aún no nos habían pagado los atrasos”, comenta un portavoz del comité, que indica, además, que los salarios de un trabajador nuevo, que no tiene la antigüedad reconocida, cobra menos de mil euros al mes y que el incremento del IPC, le supondría percibir aproximadamente 60 euros mensuales más. “Para lo que nosotros ganamos, es mucho dinero porque no somos ni mileuristas”, relatan los trabajadores, que luchan por conseguir que ese incremento se consolide y que las futuras subidas se calculen sobre la base salarial con el IPC incorporado y no sobre lo que cobraban en 2021.

Los trabajadores calculan que la actualización de sus salarios supondría a la empresa un desembolso de unos 20.000 euros

Compartir el artículo

stats