Kiosco

La Opinión de A Coruña

Nerea Pérez e Inés Hernand Creadoras de ‘Saldremos mejores’, en el EMHU en A Coruña

“Si no existiese el pódcast, haríamos lo mismo en audios de WhatsApp”

“La situación anterior, en la que solo había hombres en los carteles, era artificial y forzada. La natural es esta”

Nerea Pérez e Inés Hernand. | // CEDIDA POR EMHU

Nerea Pérez e Inés Hernand son las creadoras y las caras visibles del pódcast Saldremos mejores en el que analizan temas de actualidad, como la reforma laboral o los conflictos bélicos, con un punto de comedia, para hacerlos más “digeribles” y para despertar el interés y el espíritu crítico de su audiencia. Mañana, a las 19.00 horas, estarán en el teatro Colón de A Coruña, dentro de la programación del Encuentro Mundial de Humorismo (EMHU).

Llegan al EMHU como uno de los grandes reclamos después de haber trabajado mucho por hacerse un hueco tanto en la comedia como en la divulgación.

Inés Hernand: Estamos muy contentas por formar parte de una cartel y que la cuota, la paridad, por así decirlo, se vaya reflejando cada vez más en espacios en los que históricamente no se habían visibilizado tanto las mujeres por cuestiones estructurales. Hay que dejar de sorprenderse. Las mujeres hacemos comedia, somos abogadas, ingenieras, las mujeres hacen cosas, como decía aquella película. A nosotras nos enorgullece que un proyecto de estas características, que es disruptivo, que tiene parte de riesgo, porque poner el cuerpo con según qué línea editorial puede suponer un riesgo a nivel laboral a medio plazo, tenga este éxito. Lo que me gusta más es que haya 800 personas en Galicia que hayan corrido a por sus entradas y que apuesten por el cambio, la democracia y por vivir bajo el paraguas de la información contrastada.

Nerea Pérez: Yo creo que habría que empezar a enfocar la situación anterior como artificial. La situación que es natural y que tiene que ver con que el público es soberano es esta. La que estaba forzada era aquella en la que solo había hombres. Siendo nosotras la mitad de la población y queriendo el público escucharnos, porque conectamos con él. No hacemos humor ni comunicación femenina sino que es generalista y que las mujeres estemos incorporadas a lo universal es la situación deseable y natural.

El pódcast mezcla actualidad con humor, ¿algunas veces les da la realidad el trabajo hecho, como con la votación de la reforma laboral?

I. Hernand: Más que comedia es intentar darle un tono digerible a ciertos temas. Mostrarse humano a la hora de comunicar es lo que hace que el contenido tenga verdad, porque desde que te levantas la estás cagando y hay que saber rectificar y no pasa nada por decir las cosas de una forma más laxa si se entiende igual. A mí la reforma laboral, me da risa.

N. Pérez: Estaba el chiste armado. Nosotras, además, no solo somos dos mujeres comunicadoras, sino que somos feministas, de izquierdas, antirracistas, antifascistas... Hablamos en todos los espacios que tenemos del modelo de sociedad que queremos, que es un modelo en el que haya distribución de la riqueza, que no haya desigualdad, con derechos para el colectivo LGBTI. Somos subjetivas y no pretendemos ser objetivas.

Que en el caso de las mascarillas de Madrid haya un San Chin Choon, parece una broma que podrían haber hecho ustedes.

N. Pérez: A veces, el chiste está hecho. Estamos por decirles a algunos políticos que vayan a comisión, porque lo hacen genial como cómicos. No sé si estarán en el EMHU, pero sería maravilloso. Si tocas la situación actual que hay en Madrid, la jodes, porque está perfecta. Un hijo de Nati Abascal llevándoselo muerto, luego tiene 200 euros en la cuenta y no le pueden embargar... Lo que pasa es de película de Paco Martínez Soria.

¿Hay quien solo se informa a través de programas como el suyo ? El episodio del Sáhara consta como muy compartido en Spotify?

I. Hernand: Estamos muy orgullosas de eso, porque no hay ningún medio mainstream que lo haya tratado no solo desde la perspectiva histórica sino sentando en la mesa a las personas que de verdad están en el conflicto todo el día, que creo que es una de las cosas que da valor a Saldremos mejores. Cuando nosotras tenemos dudas que van más allá de leer el BOE, sobre algo que tenga que ver con la vivencia o la narrativa de un colectivo concreto, lo que hay que hacer es sentar a esas personas en una mesa, que siempre se dice que hay que dar visibilidad, pero después no se hace. Con la guerra de Ucrania se ha puesto interés en el periodismo ucraniano, no tanto en el ruso, algo que no nos parece necesariamente bien tampoco, pero el tipo de comunicación que se hace es más de primera línea. Entiendo que la emocionalidad cale en el público, pero la emoción no es información, no son hechos contrastados. Me alegra que uno de los más compartidos sea ese porque la gente no tiene ni idea y yo tampoco la tenía.

N. Pérez: Nosotras le hacemos bastante caso a nuestra intuición con los temas y enseguida sabemos en cuáles necesitamos una voz extra, bien porque no nos atañe directamente la vivencia de las personas de las que vamos a hablar, y la voz la tienen que tener ellos, o bien porque tenemos dudas y queremos que la gente que nos escucha sepa que las tenemos, y queremos actuar como herramienta para poder plantearlas. Algunas veces te da apuro o miedo como comunicadora, porque la gente espera una opinión rotunda y vehemente de nosotras, pero no hay que tener una opinión rotunda y vehemente de todo. Eso es un disparate porque ni sabemos de todo ni lo pretendemos. Tenemos unos egos muy entrenados para poder decirle a nuestra audiencia: “Nena, no tengo ni idea de esto, me he informado todo lo que he podido, pero voy a seguir haciéndolo delante de ti para que me acompañes”.

¿La audiencia de pódcast es más sana en redes sociales que la de medios generalistas?

I. Hernand: El pódcast, junto con la radio, puede conservar un poco más de libertad a la hora de comunicar, pero no es infalible y nosotras también animamos a la gente a que contraste. Lo complejo ahora es tener información de calidad en poco tiempo. Intentamos hacer servicio público. Hay cosas muy interesantes en el mundo del pódcast y creo que no están tan contaminadas, aunque ya todo el mundo tiene un pódcast.

N. Pérez: Yo creo que el medio hace el mensaje en el caso de las redes sociales. Hablar en redes ensucia, manipula y distorsiona el discurso para adaptarse a los tiempos de las redes y el algoritmo premia la hostilidad. Las redes están deformando la manera de comunicar la realidad y en el pódcast hay espacio para la reflexión, para los matices, para la investigación... Hostilidad recibimos a través de redes. El otro día, yo estuve en La noria, de Elisabeth Duval, en la imagen aparecía ella con el rótulo “lesbianas”. Yo no recibí nada de odio y a ella la destrozaron. A la gente solo le hacen falta tres segundos para odiar, si se hubiesen escuchado la hora y media tendrían reacciones totalmente diferente.

Aunque Saldremos mejores no sea un pódcast de pandemia, ¿esta circunstancia ayudó a crearlo?

I. Hernand: Nosotras nos conocimos ya entrada la pandemia y nos subimos al carro de los pódcast, yo creo que si no existiese este modelo, haríamos lo mismo por audios de WhatsApp.

N. Pérez: El título tiene una parte de ironía pero también una parte de verdad, por mucha crítica que haya, tenemos la esperanza de que podamos salir mejor de lo que estamos.

Compartir el artículo

stats