Kiosco

La Opinión de A Coruña

Las plantas que nacen de la casi nada

La escollera de O Parrote cuenta con especies que nacen entre las piedras debido a la germinación de semillas que proceden de zonas cercanas al paseo y que se adaptan al medio

Pitósporo. Es una planta ornamental, exótica, que procede del este de Asia. Es una planta altamente tolerante a la contaminación urbana, al viento y a la salinidad, según indica Carballeira. Es apreciada por sus hojas siempre verdes y por sus abundantes flores blancas aromáticas, con un olor parecido a la del azahar. | LOC

En la escollera de O Parrote se nota también que ha llegado la primavera y que las plantas hacen lo que pueden por vivir, aunque sea pegadas al mar y buscando la luz entre las rocas. El investigador posdoctoral del Centro de Investigacións Científicas Avanzadas (CICA) de la Universidade da Coruña Rafael Carballeira explica que, como decían en Parque Jurásico, “la vida se abre paso”, incluso en zonas que parecen poco favorables.

Tamarisco. Aunque el tamarisco o taray es una planta autóctona ornamental que prefiere climas más cálidos y secos, en Galicia soporta mejor la falta de agua y el sol en verano, especialmente en suelos húmedos en los que existen altas concentraciones de nutrientes y salobres, que también han sido alterados por el ser humano. Es una especie capaz de resistir al salitre, la sequía y el viento, por lo que suele ser una estampa habitual en paseos marítimos y jardines cercanos al litoral. | LOC

En el recorrido que va desde Puerta Real al castillo de San Antón, se pueden ver, según identifica el doctor Carballeira, un pitósporo, un tamarisco, una valeriana roja y una palmera canaria. Nadie las ha plantado a propósito ahí, sino que su nacimiento responde a la “germinación de semillas procedentes de las zonas cercanas del paseo” que estuvieron o están en el entorno.

Valeriana roja. Esta planta se llama también centranto o alfeñique. Es una planta ornamental autóctona, apreciada por el color vivo de sus flores y su aroma. Carballeira indica que probablemente sea de origen mediterráneo, que se ha naturalizado por su amplio uso ornamental no solo en la península ibérica y en Europa. | LOC

Todas ellas son plantas ornamentales —unas autóctonas y otras exóticas— que se han adaptado al medio para poder sobrevivir, eso implica que se reduzcan sus tasas reproductivas y que nazcan en lugares determinados de la escollera y no a lo largo de todo el paseo.

Palmera canaria. Es una planta ornamental exótica, endémica de las islas canarias, que se adapta fácilmente al clima de A Coruña. Carballeira indica que, si bien las palmeras se cultivan desde la antigüedad en sus áreas nativas por los dátiles y para ser utilizadas como materia prima para la construcción o textil, en Galicia tienen un componente sociocultural, ya que los emigrantes retornados de hispanoamérica las plantaban en sus casas “como signo de distinción”. | LOC

“El paso del tiempo favorece el acúmulo de sedimentos y materia orgánica en las zonas de las escolleras rocosas, así como múltiples episodios de fructificación de las especies ornamentales, hace más probable con el tiempo la germinación de las semillas de estas especies exóticas, así como sus rangos de tolerancia y preferencias ecológicas las predisponen, en cierta manera, a poder aclimatarse y germinar en estas zonas aunque sean menos favorables o estén fuera de su área nativa”, comenta Carballeira.

Estas supervivientes, que han conseguido echar raíces entre las rocas del paseo, proceden de zonas climáticas templadas, que son similares a las que se dan en A Coruña, es por ello por lo que sus lugares de origen son Estados Unidos, Argentina, Chile, China, Japón, Magreb o Sudáfrica, según indica Carballeira.

El pitósporo, cercano al castillo de San Antón, tiene aproximadamente veinte años

decoration

A pesar de que la palmera canaria o el tamarisco son árboles de buen porte, según indica Carballeira, la planta más antigua de las que se pueden ver en la escollera es el pitósporo que, aunque es más bajo, tiene aproximadamente unos veinte años. Es una especie ornamental exótica que suele ser utilizada ya en todo el mundo tanto como árbol como en la formación de setos. Es una planta procedente del este de Asia, de China, Corea y Japón. Se utiliza también en entornos de playa para que consigan parar el viento, según describe Carballeira, que incide en que la dispersión de sus semillas se hace poco a poco. Estas plantas se han adaptado a las condiciones existentes para sobrevivir.

Compartir el artículo

stats