Kiosco

La Opinión de A Coruña

Cans adopta el acento coruñes

Tres cortometrajes creados por cuatro realizadores coruñeses participan a partir de este miércoles en las diferentes categorías de concurso del Festival de Cans

Fotograma de ‘A Cinquito, con derecho a tocar’; producida por Andrea Beade y Quiela Nuc. | // LCO

El festival de Cans arranca el próximo miércoles 18 de mayo. El evento más importante del cortometraje en Galicia es un escenario ideal para que realizadores gallegos den a conocer sus proyectos. A Coruña tiene representación en las diferentes categorías de concurso. Tres proyectos con firma de autor coruñesa se proyectarán durante el festival y participarán en las diferentes categorías de concurso. Algunos proyectos se forjaron en la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidade da Coruña. Dos de ellos cuentan con una dirección exclusivamente femenina. Para estos dos últimos casos será su primera participación en el festival cinematográfico.

‘A cinquito, con derecho a tocar’

La coruñesa Andrea Beade, en conjunto con Quina Nuc presentan un cortometraje de no ficción A cinquito, con derecho a tocar. La historia que muestran recoge los últimos días de una tradición que estuvo instalada en las fiestas patronales de los pueblos españoles durante mucho tiempo: las barracas de fenómenos humanos. El proyecto está financiado por el centro de creación cultural Matadero Madrid y el circuito de artes plásticas de la Comunidad de Madrid. “Muestra los días previos a las fiestas patronales, en los que los trabajadores están confeccionando elementos para las barracas”, explica Beade.

Lo hacen sin mostrar directamente estos establecimientos. Centran a propósito la trama en los trabajadores y en los días previos al evento. Estos espectáculos buscaban una “exposición frontal” del espectador ante la otredad, “ante un ser humano con un cuerpo no normativo”, en palabras de las directoras. Aunque las barracas de este tipo ya no están en funcionamiento en la actualidad, todavía quedan vestigios de su esencia en la cultura popular. “Estos mismos mecanismos los vemos en reality shows”, señala la artista gallega. Nucbeade, como se conoce su dúo artístico, llevan trabajando juntas desde 2017. Cans será el primer festival gallego en el que presentan un proyecto artístico común.

Alba Otero, Paula Calviño y María Jácome, de Efecto Caracola. LCO

‘Efecto Caracola’

Paula Calviño, Alba Otero y María Jácome estarán “de improvisto” en Cans. Ellas son las autoras de Efecto Caracola, un corto de animación de siete minutos que profundiza en lo onírico. “Nuestra idea era hacer un trabajo de fin de grado y aprender con él” comenta Paula Calviño. Las tres son graduadas en Comunicación Audiovisual por la Universidade da Coruña. Con su tutor, Ángel Fariña, decidieron desafiarse con algo que nunca habían hecho

“A la vez que aprendíamos a cómo animar fuimos haciendo la historia, que poco a poco tomó forma hasta ser un producto acabado” relata Calviño. Alba Otero y Paula Calviño son coruñesas, mientras que María Jácome es de Lalín. “La buena respuesta por parte de nuestros compañeros y de los profesores” fue clave para atreverse y “llevar un paso más allá” su proyecto de final de carrera.

“Mandamos el corto a varios sitios y nos escogieron en Cans”, cuentan las directoras. Efecto Caracola es el resultado de “inventar un mundo que no existiese”. Con ese propósito, tenían claro que su historia sería “una vía de escape” porque “la gente necesita un sitio al que huir cuando tiene problemas”, explica Paula Calviño.

Aarón Pérez (de camisa), con miembros de ‘Welcome to Gardeland’. CARLOS PARDELLAS

‘Welcome to Garlenland’

De la UDC también salió la semilla del corto que presenta Aarón Pérez, estudiante de la primera promoción del grado de creación digital, animación y videojuegos. A raíz de un trabajo de clase, su grupo de trabajo ya presentó el año pasado un proyecto al festival. Este año, algunos integrantes del equipo se lanzaron en su tiempo libre a producir un corto que entra en la categoría de Novas Camadas. Welcome to Gardenland es un corto de animación de siete minutos que cuenta una historia de fantasía cargada de humor y parodias de la cultura general estadounidense de los años 70. “Se trata de un mundo en el que los humanos no existen y las plantas adoptan sus comportamientos y sus vicios”, apunta el director.

Para desarrollar este cortometraje, Aarón Pérez creó Cosmic Studio, un estudio amateur de videojuegos y animación que “espera ser algo serio en ámbito gallego” en el futuro. Antes de Cans ya lo han presentado en el Independence Film Forum de Washington DC y al Atenas Animfest.

Cortometraje póstumo de Pedro Brandariz

Cans rendirá un tributo al cómico Pedro Brandariz, fallecido el pasado mes de febrero. El humorista participó en el corto de Martín Caínzos, A Moza da Bufanda Vermella. Caínzos es un joven director de Oleiros, que participa por primera vez como director en el Festival de Cans en la categoría de Novas Camadas. Ya contó con Pedro Brandariz para un proyecto anterior que le sirvió como trabajo de fin de grado en la carrera de comunicación audiovisual en la Universidade da Coruña. “No teníamos trato de ningún tipo y con ese proyecto inicial se involucró con todas mis frikadas”, recuerda Martín Caínzos. Para su segundo trabajo, el que presenta en esta edición del festival, Brandariz no dudó en participar de nuevo. “Interpreta a un inspector de policía que intenta investiga en un interrogatorio a una chica muy particular. Los personajes se ven envueltos en una espiral de violencia y él intenta desenmarañarlo todo”, adelanta el director. “La historia está llena de fantasía muy surrealista”, añade. Lo que ve el personaje de Brandariz termina sobrepasándole, “hasta el punto de no saber qué creer”, apunta Caínzos.

Compartir el artículo

stats