Cabify amplía su oferta en A Coruña con viajes en taxis a precio cerrado

Los viajes se conciertan a través de su aplicación | Los colectivos Tele-Taxi y Radio Taxi rechazan colaborar con la empresa

Parada de taxis de la calle Modesta Goicouría.

Parada de taxis de la calle Modesta Goicouría. / Víctor Echave

J. M. Gutiérrez / D. Domínguez

La compañía Cabify, que prestaba servicios desde 2018 en A Coruña solo mediante Vehículos de Turismo con Conductor (VTC), oferta también desde ayer lunes viajes en taxis de la ciudad asociados a esta compañía, quienes concertarán los desplazamientos a un precio cerrado mediante el uso de la aplicación de la compañía. A Coruña es la cuarta ciudad de España en la que está disponible este servicio, tras haberse iniciado previamente en Madrid, Santander y Valencia.

Los usuarios que soliciten un viaje en taxi de Cabify podrán conocer la tarifa que les será cobrada en el mismo momento en el que lo pidan en la aplicación, una vez que proporcionen los puntos de origen y destino, aunque si el taxímetro marca finalmente un precio menor, ese será el que se cobre al cliente.

Cabify asegura que esta nueva fórmula aumentará los ingresos de los taxistas debido al incremento de la demanda. También explica que los taxistas que colaboren con Cabify podrán conectarse a la aplicación cuando quieran y compatibilizar esos viajes con la recogida de viajeros en las paradas. Los pagos a los taxistas son además semanales y se presenta como ventaja que tendrán localizados a los usuarios a través de la aplicación. Para los clientes se señala como aspecto positivo que podrán abonar las tarifas mediante la aplicación al asociarla con su tarjeta de crédito o a través de otras formas de pago.

El lanzamiento de esta modalidad de servicio se produce pocos meses antes de que los VTC solo puedan llevar viajeros entre municipios gallegos. A partir de octubre, estos servicios pasarán a estar prohibidos dentro de un mismo término municipal, como consecuencia del fin de la prórroga de cuatro años aprobada por el Gobierno central en 2018 para que los vehículos VTC, que usan empresas como Uber o Cabify, pudiesen competir con los taxis dentro de un mismo municipio. Esta cuestión generó una batalla en grandes ciudades como Madrid y Barcelona entre los taxistas y los recién llegados al mercado, pero también en A Coruña, donde los profesionales expresaron su rechazo a este tipo de competencia.

Aun así, en la comunidad ambos sectores coexisten tras alcanzar lo que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade denomina “convivencia pacífica”. Galicia cuenta con 3.508 licencias de taxi y 281 de VTC. Respecto a 2018, las primeras descendieron en 112 unidades, mientras las segundas crecieron en apenas cinco. La mayor parte de los VTC corresponden en Galicia al sector de coches con chófer, contratados por grandes empresas como Inditex o El Corte Inglés. Uber abandonó Galicia el año pasado en protesta por la obligación de reservar el servicio con 15 minutos de antelación.

Las dos asociaciones de taxistas existentes en A Coruña, donde prestan servicio 522 vehículos de este tipo, consideran que la colaboración con Cabify no será ventajosa para sus intereses. “De beneficiosa, nada”, opina Manuel Sánchez Quindimil, presidente de Tele-Taxi, quien se pregunta qué tarifa aplicarán los taxistas asociados a Cabify cuando los precios de este servicio están regulados por el Concello.

Quindimil, que también es presidente de la Federación Gallega del Taxi, entiende que si una empresa quiere proporcionar un servicio de transporte de viajeros de otra clase, deberá hacerlo con otro tipo de distintivos. También expresa su sorpresa por el hecho de que los taxistas, que hasta ahora estuvieron en contra de plataformas como la de Cabify, vayan a colaborar ahora con ellas y asegura desconocer si alguno lo hace ya en A Coruña.

Antonio Vázquez, presidente de Radiotaxi, destaca que los estatutos de esta asociación prohíben la colaboración con plataformas como Cabify, que hace dos años se puso en contacto con este colectivo para proponérsela y recibió una respuesta negativa. Sobre los supuestos beneficios que produciría esa cooperación, estima que “la demanda ya la atienden los taxis, si ellos quieren trabajar, que traigan sus coches”. En su opinión, el taxi tiene un funcionamiento distinto del de las plataformas y no paga una comisión a las mismas.

“¿Si el precio es cerrado por qué no es siempre el mismo?”, se pregunta Vázquez sobre las tarifas de Cabify, ya que estas varían en función de la demanda que haya por parte de los clientes, mientras que en el taxi asegura que se sabe siempre lo que se va a pagar. Pero Cabify replica sobre esta cuestión que en los taxis que colaboren con ellos los precios son los establecidos en las tarifas reguladas, a diferencia de en los VTC, en los que se utilizan tarifas “dinámicas”.

Suscríbete para seguir leyendo