Kiosco

La Opinión de A Coruña

Fernando Fernández Domonte Escritor, presenta el libro ‘Contos da beiramar’ en el Acuario

“Construyo una historia ficticia a base de verdades para introducir un hecho divertido”

“Por mi experiencia en prensa y en la Consellería de Pesca, tuve mucha relación con el sector marino y fui testigo de muchas cosas pintorescas y tragicómicas”

Fernando Fernández Domonte con su libro. LOC

El escritor Fernando Fernández Domonte presenta este martes a las 20.00 horas en el Aquarium Finisterrae Contos da beiramar. El libro de Editorial Elvira recoge anécdotas de componente real de la vida cotidiana del mundo marítimo y marinero en la costa gallega. Los catorce relatos están basados en historias que el propio autor recopiló en su trayectoria de armadores, mariscadores y demás profesionales del sector. Incluye también asuntos relacionados con la política pesquera. La presentación contará con la participación del editor del libro, Xabier Romero.

¿Qué tipo de cuentos componen el libro que presenta?

Yo trabajé durante 35 años en ambientes pesqueros. Empecé en la cooperativa de armadores, llevé la sección marítima en Diario 16 y Diario de Galicia. Fui durante muchos años jefe de gabinete técnico de la Consellería de Pesca y otros 12 años jefe de unidad, comunicación y relaciones externas del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino. Ahí tuve mucha relación con el sector. Fui testigo de muchas cosas pintorescas y tragicómicas. Cuando se las contaba a mis amigos, ellos se divertían mucho. Pero, al mismo tiempo, les picaba la curiosidad y me preguntaban cosas mucho más trascendentes. Vi que el libro era una buena medida para poder hablar del día a día en la costa: la pesca de bajura, el marisqueo... Eché mano de esos hechos aislados y anécdotas que daban pie a ser contextualizados y contar así una historia más trascendente.

¿Cuál es el punto que más destaca de sus historias?

No me limito a contar lo que les ocurre a los principales actores de estos sectores. Introduzco también a la Administración y a los funcionarios, que son fundamentales en estos sectores porque se desarrollan en un espacio público que tiene que ser regulado. Hay unas reglas del juego y la Administración tiene mucho que decir. Cuando echamos mano de la literatura ambientada en el mar o en zonas marineras, normalmente se olvidan estos actores, que son principales.

¿Por qué se omite ese punto de vista?

Cuando pensamos en los funcionarios, nos viene a la mente que son unos oficinistas. No nos damos cuenta que funcionarios son los veterinarios que velan porque los productos tienen unas condiciones buenas para el consumo. En esa gente no se piensa mucho y parece que la excluimos al contar historias del mar, cuando tienen mucha importancia. Como la tienen las cantinas y el cantinero, por cuyo local han pasado marineros y mariscadores durante años y conoce un montón de historias. En estos cuentos introduje muchos personajes y muy variados.

¿Qué componente de realidad presenta Contos da beiramar?

Me baso en un hecho real para contar una historia que a mí me parece interesante. O simplemente cuento a historia que ocurrió de real, aunque la dramatización siempre es libre. Creo que han salido catorce cuentos bastante divertidos, instructivos reveladores. Enseña cómo se producen las cosas en estos sectores, sobre todo en la beiramar.

¿Cómo se inspiró para construir relatos ficticios en base a esos hechos reales?

Los cuentos tienen un punto de partida real. A veces, eso que ocurrió realmente es muy pequeña. Para poder contarla tengo que inventarme una historia, pero está inventada con verdades. No fantaseo con lo que ocurre. Por ejemplo, si un pescado va más caro que otro no lo voy a cambiar. Construyo una historia ficticia a base de verdades para incrustar el hecho divertido.

Compartir el artículo

stats