Kiosco

La Opinión de A Coruña

Vecinos de Zalaeta se quejan de la maleza desbocada que crece en su patio trasero

Los residentes solicitan desde hace más de tres años al Concello que ofrezca soluciones o limpie la vegetación, procedente de un edificio en ruinas y sin dueño conocido

El árbol que crece en el patio trasero de la calle Salgado Somoza, en Zalaeta. | VICTOR ECHAVE

Los residentes de los edificios situados en las calles Independencia y Salgado Somoza conviven, diariamente, con un peculiar vecino que no paga el alquiler ni es bien recibido por quienes habitan las viviendas colindantes. Se trata del enorme árbol de maleza que ha crecido, sin control alguno, en su patio interior. “Llevamos años pidiendo que alguien nos de una solución, pero no hemos tenido respuesta”, comenta una de las vecinas afectadas, Amparo Mallo.

El resto de residentes de las viviendas que dan al patio que bien podría pasar por selva comparten su sentir hacia una situación que, aseguran, ya se ha vuelto insoportable El problema, señalan, trasciende a una simple cuestión estética, y se ha convertido, en los últimos tiempos, en una verdadera merma de la calidad de vida de los residentes. “El patio está totalmente invadido por la maleza. Hay árboles, ratas, bichos y hasta gatos. Hay gente que, aprovechando que no se ve, tira ahí comida y basura”, asegura Amparo Mallo.

El árbol que crece en el patio trasero de la calle Salgado Somoza, en Zalaeta. | // VÍCTOR ECHAVE

Suyos son algunos de los escritos y cartas que los vecinos han estado remitiendo al ayuntamiento desde, al menos, el año 2019. Aunque el más antiguo tiene esa fecha, los vecinos aseguran que ya llevan sufriendo la falta de limpieza del patio desde años antes, lo que motivó el inicio de sus protestas. Hasta el momento, señalan, no han recibido respuesta por parte del Ayuntamiento. “Una vez sí se limpió el patio, pero ya vuelve a estar en malas condiciones”, lamentan los vecinos. La maleza del patio, que incluso se puede apreciar desde la aplicación de Google Maps, como una masa verde que inunda el espacio y que marca un intenso contraste con las áreas colindantes, libres de vegetación, llama la atención por sus dimensiones, que incluso amenazan con “entrar” por algunas de las ventanas de los edificios.

El problema, en este caso y de nuevo, trasciende a la estética y a la mera comodidad. “La maleza llega casi hasta el tercer piso de algunas viviendas. Hay gente que no puede abrir la ventana de su casa, y, si lo hace, tiene que cortar constantemente las hojas que entran por sus ventanas”. Los vecinos señalan que la maleza parte del jardín del edificio correspondiente al número 21 de la calle Independencia, una vivienda que se encuentra desde hace años en estado ruinoso y sin que nadie se ocupe de adecentar sus entorno “Investigamos a quién pertenece, pero en el Ayuntamiento nadie paga la contribución de esa vivienda desde hace años”, señalan los vecinos afectados.

Una coyuntura que les deja sin margen de maniobra si quisiesen arreglar la situación por su cuenta, ya que no pueden acceder al inmueble a limpiar al tratarse de una propiedad privada. “Llamamos a la policía porque ya no sabíamos que más hacer. Mandaron un escrito a Medio Ambiente, y yo mandaré otros dos más”, adelanta Amparo Mallo, que solo pide una solución rápida para un problema que empieza a causar serios perjuicios en su día a día. “Recientemente, pinté la fachada e hice unas cosas ahí, y ya no vale de nada porque está lleno de árboles y hojas”, lamenta.

Compartir el artículo

stats