Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Puerto mantendrá la rampa ro-ro de Calvo Sotelo para recordar el pasado del muelle

Se sumará a la grúa cedida por Pérez Torres y a los silos de Cementos del Cantábrico para reflejar la arquitectura industrial portuaria | Instalada en 1975, será restaurada para su visita

Rampa ro-ro del muelle de Calvo Sotelo. Carlos Pardellas

La rampa ro-ro (roll on-roll off) del muelle de Calvo Sotelo, que permitía la entrada y salida de vehículos de forma directa a las bodegas de los buques mercantes, será conservada en su ubicación actual cuando este espacio portuario deje de tener actividad comercial. Así lo decidió la Autoridad Portuaria con el fin de contar con una instalación más que refleje el pasado del muelle, en el que también se mantendrán la grúa que fue cedida por Pérez Torres Marítima, los silos de Cementos del Cantábrico y el mareógrafo que se encuentra en el extremo del espigón.

La rampa fue instalada en 1975 y tiene una longitud de 32 metros. El primer embarque que se efectuó fue de camiones que transportaban pizarra con destino al Reino Unido, mientras que en los años siguientes se llevaron a cabo operaciones con diferentes mercancías. La instalación, que en otros puertos se emplea para embarcar turismos y camiones en los transbordadores, dejó de tener uso en A Coruña hace bastantes años y fue sustituida por otra del mismo tipo que se construyó entre los muelles de San Diego y el Centenario para prestar este servicio a los buques que lo requieren.

El abandono en el que quedó la rampa de Calvo Sotelo hace que en la actualidad presente importantes deficiencias que deben ser corregidas. Una vez que sea restaurada, podrá ser visitada cuando este muelle sea abierto al público tras las obras que se realizarán para acondicionarlo y supondrá una muestra más de la arquitectura industrial del puerto.

La preparación de Calvo Sotelo para su apertura a la ciudadanía, que se producirá en otoño, comenzó con el derribo de los silos de la empresa Oleosilos Galicia. A continuación se demolerá la cantina de la plaza de Ourense para ampliar la entrada al muelle y se ensanchará la acera existente en ese lugar para mejorar la movilidad peatonal.

También será necesario pavimentar algunas zonas del muelle y retirar las vallas que en este momento delimitan espacios con el fin de dejar liberados 50.000 metros cuadrados de espacio, aunque durante la noche Calvo Sotelo será cerrado al público por razones de seguridad. El muelle seguirá acogiendo atraques de cruceros cuando el de Trasatlánticos esté ocupado por uno de estos buques.

Compartir el artículo

stats