Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Un garaje sin salida: 17 familias en Vioño no pueden acceder por el retraso desde 2008 en la construcción de un edificio

Una empresa no levantó un inmueble colindante con el que los vecinos compartirían estacionamiento subterráneo, que sigue sin acceso ELos residentes, algunos realojados tras las expropiaciones, reclaman soluciones al Concello

Un garaje sin salida: 17 familias en Vioño no pueden acceder por el retraso desde 2008 en la construcción de un edificio

Un garaje sin salida: 17 familias en Vioño no pueden acceder por el retraso desde 2008 en la construcción de un edificio LOC

Para ver este vídeo regístrate en La Opinión de A Coruña o inicia sesión si ya estás registrado.

Un garaje sin salida: 17 familias en Vioño no pueden acceder por el retraso desde 2008 en la construcción de un edificio Rubén D. Rodríguez

Los residentes del edificio del número 1 de la calle Revolución Francesa, en el barrio de Vioño, tienen un garaje de tres plantas sin coches y con el acceso tapiado desde que el inmueble se terminó de construir en 2008. Un “garaje fantasma”, lo llaman algunos. Aseguran los vecinos que en los tres últimos mandatos han reclamado al Ayuntamiento que solucione los impedimentos que no les permiten aparcar en las plazas cubiertas que están pagando de su propio edificio, pero la situación se mantiene igual. La administración local, según fuentes municipales, trabaja con “la intención de dar una solución” a los afectados, pero se tropieza con la circunstancia de que la parcela desde la que se accedería al garaje y a la que se saldría desde este, en la actualidad ocupada por coches estacionados sobre tierra, es privada y tiene como titular a una empresa.

Cuatro vecinos ante el muro tapiado que debería dar salida a su garaje en Vioño. | // CARLOS PARDELLAS

Lo que en principio iba a ser el garaje nunca tuvo salida ni entrada porque la constructora que inició las obras dejó el espacio tapiado cuando quebró, antes de levantar el segundo de los dos edificios que tenía proyectados, que sería adyacente al primero. La promoción, según explican los vecinos, fue impulsada por la junta de compensación de los propietarios de terrenos en Vioño cuando fueron expropiados para la construcción del parque de la zona y de los bloques de viviendas que lo rodean. La obra del primer edificio concluyó en 2008, pero pasaron casi tres años hasta que a los ocupantes, parte de ellos realojados por haber vendido las fincas en Vioño, se les entregaron las llaves.

“Llevamos privados del acceso al garaje desde que nos instalamos, por lo menos desde 2011, cuando se nos dijo que se trataría de arreglar la situación en un plazo máximo de cuatro años. Y quienes tenemos hipoteca seguimos pagando por el piso y por la plaza de garaje de forma indisoluble, como indican las escrituras de compra. Ya no sabemos qué hacer. Igual la próxima medida es contratar a un abogado”, comenta un vecino del edificio, Marcos Prada.

Algunos residentes de este inmueble sí tienen plaza en otro garaje, de cinco plantas, ubicado en otro bloque residencial colindante, ya que el Concello les permitió dejar sus vehículos ahí, en plazas gestionadas en régimen de concesión, sin coste adicional y por tiempo ilimitado. Pero esta instalación no tiene ascensor en funcionamiento y, según añaden los vecinos, también han pedido al Ayuntamiento que subsane las deficiencias existentes.

La presidenta de la comunidad de propietarios del inmueble apunta que la parcela privada que ahora pertenece a una empresa era antes del Concello, que previamente la obtuvo a consecuencia de la quiebra del Banco Popular, que había absorbido al Banco Pastor, su anterior propietario después de la disolución de la empresa que había comenzado los trabajos y dejó sin terminar.

La titular actual del terreno y el Concello se enfrentaron en los juzgados a consecuencia de una deuda contraída por la liquidación de la reforma de la plaza de Lugo, asegura la representante de los vecinos apoyada en información procedente de la administración local, conflicto que se resolvió en el actual mandato con un acuerdo que incluye la permuta de una parcela urbana a favor de la empresa. Este terreno sería el de Vioño, que está situado junto al que tendría que ser el acceso al garaje del número 1 de la calle Revolución Francesa.

Las fuentes municipales consultadas por este periódico solo señalan que el Concello está tratando de solucionar una situación que no se arregló tiempo atrás: “[Los vecinos] Se pusieron en contacto con el Ayuntamiento y fueron recibidos por responsables del área de Urbanismo e Infraestructuras. Se envió a un ingeniero municipal hasta el lugar para comprobar cuál es la situación, y se está trabajando para darles una solución”. No añaden explicaciones —preguntadas por este diario— sobre la relación actual entre el Concello y la actual propietaria.

Parte de los vecinos de este bloque pueden aparcan en otro cercano con plazas habilitadas, y hay residentes que utilizan como trasteros las que no tienen acceso

Compartir el artículo

stats