Kiosco

La Opinión de A Coruña

La concesionaria del aparcamiento de Vioño impaga el canon desde su apertura en 2008

El Concello anunció en 2021 la creación de un servicio para controlar las concesiones | El garaje municipal carece de vado, lo que perjudica a otros privados con los que comparte acceso y cuyos usuarios denuncian deficiencias

Entrada al aparcamiento municipal de Vioño, que comparte con otros privados. Carlos Pardellas

La empresa Vioño EL 5, concesionaria del aparcamiento municipal existente en la avenida de Arteixo a la altura del parque de Vioño, adeuda al Concello el canon por la explotación de la instalación desde 2008, año en el que comenzó su actividad. La compañía carece en la actualidad de cargos directivos, según los registros oficiales, en los que figura hasta 2015 como administrador el empresario Manuel Gómez Landeira, quien está a la espera de sentencia tras el juicio celebrado en junio pasado en el que fue acusado de estafa impropia y alzamiento de bienes por la operación en la que 21 familias le cedieron terrenos en Vilaboa en 1999 a cambio de pisos que nunca llegaron a poseer.

El aparcamiento comparte además el sótano con otros parkings de propiedad privada, cuyos usuarios denuncian la existencia de numerosas irregularidades que les perjudican, entre ellas la carencia de vado, así como de medidas de seguridad. La desestimación por silencio administrativo del recurso que presentaron ante el Concello los afectados les ha llevado a trasladar su caso a los tribunales. La Junta de Gobierno Local ya acordó el personamiento municipal en la causa. Este periódico se puso en contacto con Vioño EL 5, que negó la existencia de deficiencias en el aparcamiento, aunque rechazó aclarar cuestiones como que carece de vado.

El caso del aparcamiento de Vioño se suma a otros de propiedad municipal en los que sus concesionarios acumularon deudas durante años sin que el Concello hiciera gestiones para cobrarlas. Esto hizo que en el del mercado de Monte Alto prescribiera la deuda acumulada durante diez años y que en el de Salgado Torres llegara a sumar 235.000 euros. Otros aparcamientos —los de las plazas de Galicia, Maestro Mateo, San Cristóbal y María Pita— están formalmente hasta 2034 en manos de una empresa ya desaparecida que traspasó su gestión en 1990 a otras cuatro compañías, aunque el contrato de la concesión sigue figurando a nombre de Aparcamientos Reo.

Los numerosos problemas existentes con las concesiones de los aparcamientos y las de otros servicios llevaron al Gobierno local a anunciar el año pasado la creación de un servicio municipal dedicado de forma específica al control de estos contratos. Según explicó el Ejecutivo municipal, este año se presentaría un estudio en el que se detallaría la situación de todas las concesiones para unificar los criterios con los que se renovarían sus contratos.

Los primeros datos obtenidos por el Concello revelaban que muchas de las concesiones se gestionan de forma muy diferente a pesar de que las actividades que desarrollan son las mismas y que la ausencia de un control hace posible que no se pague el canon por su explotación, que se traspasen los contratos sin autorización o que sean ocupadas sin permiso e incluso abandonadas.

El caso del aparcamiento de Vioño es aún más peculiar, ya que se halla en una parcela sobre la que se levantaron dos edificios y está delimitada por la avenida de Arteixo y las calles Napoleón Bonaparte y Revolución Francesa. El sótano está repartido al mismo nivel entre el parking propiedad del Concello y otros de propiedad privada, pero, aunque el proyecto original de 2006 planteaba la construcción de un vial que daría entrada independiente a cada uno de ellos, al año siguiente el Gobierno local ordenó modificar el diseño para crear un único acceso por la avenida de Arteixo.

Esto hace que los propietarios de plazas privadas deban circular por los viales del municipal para entrar en sus respectivos recintos y que sufran las consecuencias de las irregularidades que denuncian en el aparcamiento concesionado. La abogada de los afectados, Sara López, detalla que la comunidad de propietarios exigió a la empresa y el Concello en varias ocasiones desde 2014 que solucionasen el problema y que incluso hubo reuniones con responsables municipales, aunque no se adoptaron medidas para resolver los problemas, lo que animó a los propietarios a recurrir a los tribunales.

Según las averiguaciones efectuadas por la comunidad, el aparcamiento de Vioño EL 5 carece de la certificación de final de obra, lo que le impide disponer de licencia de primera ocupación y a su vez de vado. Para evitar que alguien aparque en la entrada por carecer de la señal que lo impide, se han colocado dos barreras a ambos lados de la misma. La existencia de muros de protección a ambos lados del acceso dificulta la visión de los conductores al invadir la acera, por lo que la comunidad solicitó la instalación de un espejo que fue denegada por el Concello ante la carencia del vado.

También denuncian los perjudicados que en el aparcamiento en concesión no hay el número de extintores necesarios y que a los disponibles no se les realizan las inspecciones necesarias. Otro defecto es la falta de funcionamiento del sistema de detección de incendios, el bloqueo de los portalones y puertas cortafuegos para impedir su cierre en caso de incendio, la avería de los detectores de monóxido de carbono, fallos en los pulsadores de iluminación y en varias de las luminarias de emergencia.

La comunidad añade que el único ascensor del aparcamiento fue clausurado con un cierre de carpintería metálica, que hay zonas en las que se acumula la suciedad y que ha habido cortes de suministro eléctrico que bloquearon las puertas de acceso y las cortafuegos, lo que impidió entrar y salir de los garajes privados. Del aparcamiento en concesión se señala que hay vehículos estacionados, pero que se desconoce a quién pertenecen y si se abona alguna cantidad a la empresa que explota la instalación.

Compartir el artículo

stats