Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El futuro vuela en dron en Galicia

El programa ‘Airus’ permite el control del tráfico aéreo no tripulado, que los expertos fijan como una realidad a corto plazo

Presentación del proyecto Airus, ayer en A Coruña. | // LOC

Las películas futuristas acostumbran a reproducir, casi siempre, una imagen que se repite: el cielo surcado por vehículos voladores, cuya presencia la ciudadanía asume con normalidad. Un escenario distópico que puede tener visos de replicarse en cierto modo en un futuro no muy lejano. “En esta década veremos miles de drones volando por los cielos”, augura Enrique Sánchez, responsable de la división de Soluciones aéreas no tripuladas en la empresa tecnológica NTT DATA.

La compañía ha desarrollado, junto al Centro Tecnológico de Galicia y con el apoyo de la Xunta, la plataforma tecnológica Airus, un sistema que permite el control de tráfico aéreo no tripulado en escenarios complejos y cualquier ámbito geográfico. ¿Y qué portarán estos vehículos sin conductor? La respuesta es fácil: lo que sea necesario, cuando sea necesario. “Las dos líneas principales en las que se pondrá en valor el vehículo autónomo no tripulado son la inspección de infraestructuras y trabajos de riesgo y el transporte de personas y mercancías”, valora Sánchez, que define el uso de esta tecnología en el ámbito de la inspección como “una realidad”, que pronto, con la nueva regulación, se podrá llevar a cabo de forma industrializada.

Las posibles utilidades en materia logística del sistema quedaron acreditadas ayer, durante la presentación del proyecto, a través de una situación recreada por los responsables de la tecnología: un dron recoge medicinas en el centro de salud de O Ventorrillo, que deben ser transportadas de forma urgente al centro de salud de Os Mallos. En el trayecto hasta su destino, se desvía de su ruta por causas técnicas y se aproxima a otras aeronaves que están realizando otras misiones de transporte, de inspección y de vigilancia. La incidencia se notifica de forma automatizada, lo que permite al supervisor del plan de vuelo emitir una orden de rectificación para el regreso del dron a la ruta aprobada, para depositar finalmente la carga. “El transporte urgente de medicamentos y otras mercancías a zonas aisladas es algo que vamos a ver a corto plazo. Dispondremos también de una nueva figura, el operador de drones, que podrá hacer uso de este tipo de servicios. Para el transporte de pasajeros los tiempos serán mayores, desde el momento en el que se pueda producir en masa este tipo de aeronaves. Estaremos hablando de aerotaxis sin pilotos”, adelanta Enrique Sánchez.

La plataforma Airus ya ha facilitado los vuelos de los primeros dron aerotaxi en Galicia, que tuvieron lugar en las instalaciones del Centro de Investigación Aeroportada en Rozas, en Castro de Rei, en el marco del proyecto europeo AMU-LED, que busca avanzar en la integración segura de drones en entornos urbanos. Que esta tecnología surque los cielos algún día no depende solo, advierten sus desarrolladores, de las posibilidades tecnológicas: también del visto bueno de la sociedad. “La regulación y el avance de esta tecnología es tan importante como la aceptación de la ciudadanía”, valora Sánchez.

Compartir el artículo

stats