Los colectivos In Nave Civitas y O Mural convocan este sábado, 21 de enero, una concentración en María Pita, a partir de las 12.00 horas, para instar tanto al Concello como a la Xunta a la conservación de los murales que Urbano Lugrís pintó en la calle Olmos en el que era el antiguo restaurante Fornos, en los números 25 y 27 de la calle.

Las dos entidades reivindican “el acceso a la belleza”, ya que, desde que el último restaurante que ocupó el local, el Brasa y Vino, cerró sus puertas, ya no se pueden ver los frescos libremente. Ni siquiera los técnicos de la Xunta y el Concello han entrado desde entonces en el inmueble para comprobar cuál es el estado actual de las pinturas.

O Mural solicitó en los primeros días de este año a la Xunta que declare Bien de Interés Cultural (BIC) estas piezas para dotarlas de la máxima protección. Patrimonio tendrá seis meses para pronunciarse sobre este extremo. El Concello, que a preguntas de este diario a principios de año, dijo que era incapaz de notificar a los dueños del inmueble su interés por entrar en el edificio para que sus técnicos pudiesen evaluar el grado de conservación de los murales, ha conseguido ya contactar con la representación de la propiedad —una sociedad limitada declarada en proceso de liquidación voluntaria— y solicitarles que les permitan el acceso el 27 de enero.

In Nave Civitas y O Mural defienden la importancia de proteger estos frescos, ya que se conservan íntegros en el lugar en el que fueron pintados por Urbano Lugrís.