El promotor de un edificio de la Ciudad Vieja tendrá que derribar el 10% de su superficie

El Concello le concede licencia para adaptarlo a la legalidad y rematarlo más de veinte años después de su inicio

Deberá eliminar 610 metros en vuelos de la fachada trasera

Fachada posterior del edificio 6 y 8 de la calle Príncipe, en la que se derribarán los vuelos. |   // CARLOS PARDELLAS

Fachada posterior del edificio 6 y 8 de la calle Príncipe, en la que se derribarán los vuelos. | // CARLOS PARDELLAS / José Manuel Gutiérrez

La Junta de Gobierno Local aprobará hoy la concesión a la promotora Iniciativas y Desarrollo Inmobiliario y de Arquitectura (IDIA) de la licencia para adaptar a la legalidad el edificio números 6 y 8 de la calle Príncipe, en la Ciudad Vieja. La iniciativa tiene por objetivo concluir las obras de este inmueble, que empezó a construirse hace más de veinte años, pero la empresa tendrá que demoler 610 metros cuadrados para legalizarlo, lo que supone casi el 10% de su superficie construida, que es de 6.331 metros cuadrados.

La edificabilidad que debe eliminarse corresponde a los vuelos de las plantas uno, dos y tres de la fachada posterior del edificio, ya que su proximidad a un tramo de la muralla de la ciudad situado junto al inmueble hacen que Patrimonio exija que se adopte esa medida. Pero la empresa tendrá además que demoler la parte central de la cubierta, una de las pasarelas existentes y un tramo de las escaleras de acceso a la cubierta. También tendrá que retirar todas las buhardillas menos una, reducir un metro la altura de las chimeneas y agrupar los conductos.

En la planta bajo cubierta se reducirá la superficie de las viviendas para ubicar en ese espacio el cuarto de las instalaciones y en algunas de las viviendas se modificará su distribución. La licencia municipal prevé también que la promotora conserve y musealice los restos de la muralla que limitan con el inmueble, para lo que se creará un espacio en el sótano desde el que podrá observarse y que tendrá un acceso independiente para el público desde la calle Príncipe. Esta actuación incluirá el cambio de la rampa de acceso al garaje y la supresión de tres plazas de aparcamiento para ampliar la zona de musealización.

Restos de la muralla

El edificio comenzó a construirse en 2001 y fue durante los sondeos cuando se descubrieron los restos de la muralla. En 2006 IDIA obtuvo una licencia para reformar y ampliar el proyecto, pero en 2009 los propietarios del edificio contiguo la recurrieron, aunque el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia rechazó la iniciativa.

El Concello ordenó en 2016 al promotor modificar la cubierta y las chimeneas y, al desobedecer, dictó una nueva orden que obligaba a derribar todo el edificio. Los vecinos adyacentes obtuvieron a su vez en 2018 una sentencia del Superior de Galicia que ordenó a la Xunta sancionar a la promotora por haber afectado a la muralla y a obligarla a musealizarla.

Los problemas económicos de IDIA llevaron a que su deuda fuese adquirida por el fondo Romareda, que recurrió la orden de derribo y trató de buscar una solución al conflicto. La empresa comenzó en 2021 a elaborar un proyecto de obras para legalizar el inmueble y otro para exhibir la muralla al público sobre los que el Concello y Patrimonio fueron exigiendo sucesivas correcciones. En marzo de 2022 el organismo autonómico autorizó las obras de legalización y el pasado enero la Consellería de Cultura desestimó el recurso presentado por los propietarios del edificio contiguo.

El departamento municipal de Urbanismo aprobó finalmente el proyecto de las obras para las que la Junta de Gobierno Local dará hoy la licencia. Los trabajos tendrán que comenzar antes de que transcurran seis meses y deberán estar terminados en el plazo de dos años a partir de su inicio.