Las viviendas de uso turístico de A Coruña rozan el 100% de ocupación en agosto y se acercan al millar

El sector advierte un aumento de “familias internacionales” y de clientes que reservan por primera vez en la quincena inicial del mes

El número de pisos crece un 50% en un año

Visitantes de la ciudad en lo alto de la Torre de Hércules. |   // VÍCTOR ECHAVE

Visitantes de la ciudad en lo alto de la Torre de Hércules. | // VÍCTOR ECHAVE / R. D. Rodríguez

La línea ascendente que experimenta el auge de los pisos de uso turístico en A Coruña no parece tener fin ni freno. Si el aumento anual que se registró a 1 de agosto del año pasado fue del 22%, doce meses después el repunte es todavía mayor, casi del 50%. De las 534 viviendas de este tipo que había en 2021 se pasó a las 653 de 2022 y ahora se salta a las 977, en la temporada más alta del verano de 2023 en la ciudad. Se roza el millar de alojamientos justo en un momento, la primera quincena de agosto, en el que la ocupación de las viviendas de uso turístico (VUT) acaricia el 100%, según fuentes de la asociación del sector en Galicia, Aviturga.

Esta ocupación tan alta es parecida a la que los hoteles de A Coruña preveían al comenzar este verano, del 90%, según avanzó el mes pasado a este periódico la Asociación Provincial de Hospedaxe da Coruña (Hospeco), que espera mantener en los últimos quince días de agosto. Pero los pisos turísticos se han convertido en los últimos años en una forma distinta de alojarse en ciudades de distinto tamaño que presenta un atractivo creciente, a tenor de los datos oficiales de esta evolución que figuran en el Registro de Actividades Turísticas de la Xunta. Todo, a costa de la oferta de alquiler para vivienda habitual, menos rentable para el propietario.

A punto de alcanzarse las mil VUT en A Coruña, este sector turístico experimenta, aunque los usuarios son “mayoritariamente” nacionales, una “consolidación” de clientes internacionales (familias procedentes tanto de Estados Unidos como de distintos países de Europa) y un “aumento” de unidades familiares que “por primera vez” reservan este tipo de viviendas como opción de alojamiento.

Además, otro perfil cada vez más frecuente de usuarios es el que ocupa una VUT como escenario adecuado para celebrar una reunión de familiares de diferentes procedencias. “Detectamos que es muy común que el origen de los miembros de la familia sean distintas ciudades, por lo que las vacaciones se convierten en un encuentro familiar”, apuntan fuentes de Aviturga, como resultado de comprobar que entre las valoraciones que los inquilinos hacen al dejar libre la vivienda “muchos agradecen la oportunidad de reencuentro” que les ofreció el alojamiento.

El balance que Aviturga hace de los primeros dos meses del verano, especialmente la quincena inicial de agosto, apunta a que se repite el perfil del huésped que reserva una VUT para sus vacaciones en A Coruña, sobre todo “familias que eligieron la ciudad como destino principal de vacaciones huyendo del calor, que llegan buscando una ciudad que se puede disfrutar a pie, sin usar el coche, para conocer sus playas, su hostelería y todas las actividades culturales que ofrece la ciudad en estas fechas”, explican sus fuentes.

Otros aspectos valorados por Aviturga a estas alturas del año son los precios, la duración de las estancias y la forma de gestionar las reservas de plazas. La asociación señala que el alquiler de estos pisos ha tenido un coste “similar al del año pasado”, aunque depende de la fecha en la que se realizó la reserva”. Se da la circunstancia de que, para ahorrar gastos, un alto número de huéspedes “anticipa muchos meses sus reservas” e incluso algunas familias las mantienen de un año para el siguiente para asegurarse la ocupación.

Entre los usuarios, hay familias que vienen a pasar más de 15 días a la ciudad como destino principal de veraneo; y hay otro grupo que reserva un mínimo de cuatro o cinco días, suele llegar en coche y aprovecha la estancia para visitar otras zonas de interés como Santiago, Costa da Morte o las Rías Baixas.

La mayor parte de las reservas se realizan a través de las plataformas más conocidas, como Booking o Airbnb. A Aviturga la “llama la atención” que un número “relevante” de familias ha optado este verano por hacer su primera reserva de una vivienda de uso turístico en la ciudad para pasar sus vacaciones.

Las 977 VUT oficiales que se contabilizan en la ciudad en el mes de agosto suponen la disponibilidad de 2.618 habitaciones y de 4.781 camas. La ocupación se dispara en verano, pero estos pisos de uso temporal no se limitan a una utilización estacional, ya que los ocupantes los reservan en otras épocas del año también por motivos laborales (estancias de semanas o asistencias a congresos y eventos sectoriales) o deportivos (competiciones de más de un día que animan a los atletas a alojarse en viviendas en solitario o en grupos), como ocurrió este año con torneos nacionales de remo e internacionales de kárate.

La regulación de las VUT es competencia autonómica, aunque el Concello se ha comprometido a regular la proliferación de estos pisos en la ciudad en el marco de una mesa sectorial con promotores, vecinos y otros afectados que hasta ahora solo se ha reunido una vez, al final del mandato anterior.