En este play off exprés, de solo tres partidos por eliminatoria y todos concentrados en una semana, no hay tiempo para el descanso por más que el Leyma ganara el primer partido (74-66) y eso le otorgue cierto margen de cara al segundo, donde toda la presión será para el Oviedo, contra las cuerdas. Después del primer asalto de los cuartos de final, que fue el viernes, los jugadores naranjas entrenaron el sábado y el domingo y ayer emprendieron el viaje a Asturias para jugar hoy en Pumarín (19.00 horas) el segundo round. La alegoría con el boxeo nunca estuvo mejor traída. Ya se vio en el duelo que abrió la eliminatoria, dos equipos muy físicos y que respondían a todos los golpes, aunque estos le hubiesen dejado en la lona. Y el conjunto coruñés fue el que, de momento, quedó de pie.

Ahora toca ir a Pumarín, una de las canchas más complicadas de la categoría. Allí los números para el Leyma son implacables. Nueve derrotas en nueve visitas, ocho en temporada regular y una en play off (2013-14). Pero si hay un momento para asaltarla es este. De hecho, en el Leyma no quieren ni pensar en un posible partido del viernes, que se jugaría en el Palacio de los Deportes de Riazor en el caso de que el Oviedo ganase hoy. Todos desean que los cuartos de final queden cerrados esta misma noche y así tener una semana para preparar las semifinales, que enfrentarán al ganador de esta eliminatoria con el vencedor del duelo entre el Granada, que acabó primero la fase regular, y el Murcia, que viene del grupo del descenso. “Nuestra mentalidad tiene que ser de que no hay otro partido que no sea el del martes. Nosotros tenemos que ir a Oviedo con la mentalidad de que queremos ganar allí y para nosotros no existe el tercer hipotético partido. Entonces quiero que vayamos todos con el pensamiento de que tenemos que ir a ganar, queremos ganar y vamos a intentarlo”, dijo Sergio García en la previa del encuentro.

El técnico espera un partido “muy parecido” al primero. “Yo creo que, como se pudo ver el otro día, son partidos de mucho desgaste físico, los dos equipos estamos a un nivel muy similar. Evidentemente, espero que ellos lleven la iniciativa por jugar en su campo, que sean un poquito más agresivos si cabe, y tenemos que estar preparados para ello. Creo que también es una prueba de madurez del equipo, el ser capaces de ir a una pista complicada como es la de Oviedo, a conseguir una victoria”, analiza y, tal y como pasó el viernes, cuando los naranjas se recuperaron de un parcial en contra de 0-15, el factor psicológico será clave: “Hay que ser capaces de estar mentalmente duros, controlarlos, porque por el ambiente que se genera allí parciales de 4 ó 6 puntos parece que son insalvables y hay que ser capaces de mantener la cabeza fría y estar todo el rato en el partido. Sabemos que si defendemos bien, reboteamos bien y en ataque estamos correctos, ya vamos a tener opciones. Entonces tenemos que esperar nuestro momento y a ver si tenemos cierta fortuna para resolver”.

Hay jugadores que arrastran golpes después del duro partido del viernes. Pero con el que el entrenador naranja ya no podrá contar, aunque ya llevaba varias semanas sin entrar en las convocatorias, es con el ala pívot lituano Gediminas Zyle, ayer operado de nuevo de la rodilla. “Todo el equipo le manda su apoyo y está con él, y él seguro que nos va a apoyar desde la distancia”, apuntó García. Zyle se une a los asientos de lesionados ocupados por Mouha Barro, Abdou Thiam y Augustas Peciukevicus, los cuatro presentes en todos los partidos, desde la barrera, animando y apoyando como unos más.

Los veteranos Dago Peña (en el quinteto ideal de la jornada, seunda consecutiva ya que en la anterior fue MVP), Osvaldas Matulionis, Zach Monaghan, Javi Vega y Gary McGhee han cogido las riendas del equipo en los últimos partidos —precisamente el quinteto inicial que ha escogido Sergio García en los últimos enfrentamientos—. A ellos se encomienda el Leyma, que necesita también la aportación desde el banquillo y aumentar su acierto desde el tiro exterior. El Oviedo lo hace a a su triplete mágico con Speight, Norelia y Brown, aunque en el choque del viernes se sumó otro hombre a tener en cuenta como el base Harald Frey, sin perder de vista al veterano Oliver Arteaga. “Tenemos que estar al 200%”, señaló este. Intensidad y presión es lo que espera hoy.