La etapa de Borja Jiménez (Ávila, 1985) en el Deportivo arrancó ayer después de aproximadamente una semana en la que el club se centró en la búsqueda de un sustituto para Rubén de la Barrera. Su candidatura se acabó imponiendo a la de Yago Iglesias, el otro gran aspirante al banquillo tras el divorcio con el técnico coruñés.

El consejo de administración se terminó inclinando por la experiencia de Jiménez, que suma dos ascensos recientes al fútbol profesional con Mirandés y Cartagena, frente a la apuesta más arriesgada que representaba Iglesias. La trayectoria del nuevo técnico deportivista se impuso en el proceso de selección al ex del Compostela, avalado por la atractiva propuesta que consiguió desarrollar en las últimas campañas en el conjunto santiagués.

El Deportivo le entrega así las llaves de su proyecto de regreso al fútbol profesional a un técnico de reconocido éxito en la categoría. Firma por dos años y enseguida comenzará a planificar la temporada de la mano del secretario técnico, Carlos Rosende.

Borja Jiménez será el entrenador del Deportivo para las dos próximas temporadas

En el horizonte está el rediseño de una plantilla que deberá adaptarse a la nueva realidad del club después del descalabro que ha supuesto esta temporada tanto a nivel deportivo como financiero. La inversión no se podrá mantener, pero el ascenso será el objetivo irrenunciable para un técnico que tendrá voz en la confección del equipo.

El consejo de administración se había propuesto que Rubén de la Barrera tuviera un peso importante en el proyecto, y así se lo trasladó en las conversaciones para su renovación antes de que se materializara la ruptura con el entrenador coruñés. Esa idea de otorgar poderes e influencia al entrenador se mantendrá con Borja Jiménez, tal y como destacó ayer el club. Trabajará junto ala secretaría técnica en una planificación que ya va con retraso debido a la inesperada ruptura con De la Barrera.

Jiménez colaborará con Carlos Rosende, cuya figura se ha acrecentado en las últimas semanas coincidiendo con la reestructuración efectuada en la parcela deportiva. La salida primero de Alfonso Serrano y la de Richard Barral después le han colocado al frente de la estrategia de futuro del club a la espera de que se aclare definitivamente el organigrama.

17

Borja Jiménez, nuevo entrenador del Deportivo LOC

Rosende desempeñó un papel decisivo en el proceso de selección del nuevo entrenador junto al consejero David Villasuso. Él fue el encargado de realizar las entrevistas y los informes de los diferentes candidatos que terminaron desembocando en la contratación de Borja Jiménez.

Su perfil ha sido el escogido por el club frente a otros aspirantes, unos contactados desde el propio Deportivo y otros que directamente se postularon al banquillo blanquiazul tras el divorcio con Rubén de la Barrera. Procedente de esa nueva hornada de técnicos que ha asaltado el fútbol español en los últimos años, de la misma generación que el propio De la Barrera, dio sus primeros pasos en el filial del Valladolid. De allí saltó al Izarra y posteriormente al Rápido de Bouzas. Su labor en el conjunto vigués en la temporada 2017-18 le puso en el radar de otros clubes con aspiraciones mayores después de rozar el play off de ascenso a Segunda División y de firmar su mejor clasificación histórica.

El curso siguiente, el Mirandés le entregó su proyecto para regresar al fútbol profesional y lo consiguió. No llegó a dirigir al equipo burgalés en Segunda porque decidió aceptar una oferta del Asteras Tripoli para entrenar en la máxima categoría del fútbol griego.

La experiencia, sin embargo, fue amarga y, tras ser destituido, cogería las riendas del Cartagena. Sustituyó al exdeportivista Gustavo Munúa y terminaría logrando el ascenso la temporada pasada. Este curso, después de un buen arranque, una mala racha terminó desembocando en su despido. El Deportivo será ahora su siguiente proyecto.