Kiosco

La Opinión de A Coruña

Quiles despega antes de la final

El onubense se coloca entre los mejores delanteros recientes del club antes de afrontar el partido decisivo del ‘play off’ ante el Albacete tras alcanzar los 22 goles el sábado contra el Linares

Quiles celebra su segundo gol contra el Linares el sábado en Riazor. | // VÍCTOR ECHAVE

Alberto Quiles alcanzó el sábado contra el Linares los 22 goles esta temporada con el Deportivo y llegó a los registros de algunos de los más ilustres delanteros de la historia del club. Hay que remontarse veinte años para encontrar a otro jugador con los números del onubense este curso, aunque también media un abismo entre la categoría actual en la que milita el equipo y la que disputaba por entonces. Los 18 tantos de Quiles durante la temporada regular, los dos que marcó en la Copa y los dos que firmó en el play off lo convierten en el delantero con mejores cifras desde Roy Makaay conquistase la Bota de Oro en la temporada 2002-03.

El holandés alcanzó los 29 goles en aquel curso, aunque Quiles siempre ha tratado de poner distancia con aquellos registros, consciente de la diferencia competitiva existente. El onubense, sin embargo, ha alcanzado el tramo decisivo de la temporada en la mejor forma posible y como uno de los jugadores imprescindibles en los planteamientos de Borja Jiménez. Insustituible durante los dos últimos meses, en los que el equipo tuvo que sufrir la baja de Miku, tuvo que asumir prácticamente en solitario la responsabilidad anotadora y respondió.

Encadenó seis partidos consecutivos marcando y firmó ocho goles en las últimas once jornadas que le permitieron colocarse entre los máximos anotadores de la categoría y competir por el pichichi. Al final se quedó sin ese logro porque a Borja Jiménez no le quedó más remedio que reservarlo en el encuentro contra Unionistas que cerró la temporada regular para evitar que pudiera perderse la primera eliminatoria del play off por acumulación de amonestaciones. El ritmo del delantero, sin embargo, no se resintió para afrontar el sábado la fase de ascenso.

Los goles de Quiles se habían traducido en puntos durante el tramo final de la temporada, en la que el Deportivo tuvo que esforzarse para conservar la segunda plaza en la clasificación frente al empuje del Racing de Ferrol, y frente al Linares volvió a ser decisivo una vez más. Su tanto de penalti al final de la primera parte allanó el camino para el equipo, que hasta entonces había sufrido mucho para frenar al atrevido conjunto andaluz.

Ese gol fue determinante, como antes lo habían sido en las victorias contra la Cultural Leonesa, el DUX Internacional de Madrid, la UD Logroñés y el Valladolid B y en los empates frente al Bilbao Athletic y el Talavera.

Quiles consiguió colocarse así como uno de los delanteros recientes con mejores números y con una aportación más importante. Superó a Lucas Pérez y a Quique González, que unas temporadas atrás llegaron a las 17 dianas y figuraban como los anotadores más prolíficos del club. Al jugador onubense le aguarda ahora el desafío de superar los 22 que convirtió Vicente Celeiro en la campaña 1986-87, coronada por aquella agónica salvación contra el Racing de Santander en Segunda División.

Borja Jiménez recupera la sociedad en la delantera deportivista con Miku

El entrenador deportivista, Borja Jiménez, ha recuperado en el tramo final de la temporada la sociedad en la delantera que conformaron Quiles y Miku. Los dos han vuelto a recuperar el nivel que mostraron en la primera mitad del campeonato, cuando se convirtieron en los atacantes con mejores números de toda la categoría. La lesión de Miku, sumado a la prolongada sequía que atravesó el delantero venezolano, hizo sin embargo que las cifras goleadoras del equipo se resintieran y que peligrara incluso la posibilidad de asegurar la segunda plaza en la clasificación. Borja Jiménez recuperó a Miku para este tramo decisivo de la temporada y lo ha ido dosificando hasta otorgarle de nuevo la titularidad. El venezolano ha respondido con goles y anotó contra el Tudelano y el filial del Valladolid B tras meses de sequía. Ahora se ha afianzado de nuevo en el equipo titular con las mismas tareas de juego de espaldas y descarga de balones a sus compañeros con las que destacó el sábado pasado contra el Linares en Riazor.



Compartir el artículo

stats