Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Deportivo

El Dépor, a Balaídos a encontrarse y despegar

El Deportivo encara la especial visita al Celta B en busca de un triunfo que le ayude a espantar dudas

Varios futbolistas del Deportivo, en la sesión vespertina de ayer en Riazor. | // VÍCTOR ECHAVE

Dice Borja Jiménez que esta tarde en Balaídos no hará grandes cambios en el once inicial porque hasta ahora “no todo ha estado mal” pese al juego ramplón del equipo, aunque la realidad es que al Deportivo le urge encontrar una mejor versión que le permita alcanzar esa velocidad de crucero imprescindible para navegar rumbo al ascenso. Más allá de los resultados —siete puntos de nueve posibles es una media de campeón—, el equipo no acaba de encontrarse, de sentirse cómodo, de mostrar la calidad que se le presupone. Esta tarde, en Balaídos, tiene una gran oportunidad para marcar un punto de inflexión y despegar definitivamente con una victoria convincente. Una misión complicada, porque los filiales ya se sabe que son capaces de todo, y más el del Celta, pero al alcance de los blanquiazules, que deberán subir mucho el nivel ofrecido en las anteriores tres jornadas para aspirar a llevarse el triunfo del estadio vigués.

No se trata de un derbi gallego, porque solo hay uno, el que enfrenta a los primeros equipos del Deportivo y el Celta, pero tener enfrente al filial celeste otorga sin duda al encuentro un carácter especial. También por jugarse en Balaídos, escenario la pasada temporada de un espectáculo muy desagradable, bochornoso, tras el pitido final del último duelo entre ambos conjuntos. Poco que ganar y mucho que perder tiene esta tarde el equipo de Borja Jiménez. Si vence, habrá cumplido con su obligación. Es lo que se espera de él, en Balaídos y en cualquier campo. Pero si pierde, como en la visita del curso pasado, el daño será doble por el tremendo golpe moral que supondría volver a caer ante el filial del eterno rival. Un encuentro, por lo tanto, muy peligroso y que para lo bueno o para lo malo puede marcar bastante el futuro inmediato del conjunto blanquiazul.

Tanto el Dépor como el Celta B sufren mucho sin la pelota. Están diseñados para someter a sus rivales en base a la posesión, aunque hasta ahora al equipo coruñés le está faltando transformar en ocasiones ese teórico dominio, que no es sinónimo de control. Borja Granero, que sale de lesión, es la única baja en la lista de convocados del Deportivo. La del Celta B, en cambio, no se hará pública hasta esta tarde. Su técnico, Claudio Giráldez, está pendiente de lo que decida el club finalmente sobre el concurso con el filial de los canteranos que están en dinámica del primer equipo, sobre todo Gabri Veiga. El parón de la Primera División les abre la posibilidad de reforzar al Celta B, pero el técnico celeste desconocía ayer si iba a poder contar con ellos. “No vamos a cambiar el plan del partido por que esté un jugador o no. La idea de lo que queremos hacer la tenemos clara todos”, zanjó Giráldez.

Compartir el artículo

stats